KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Pubs de barrio con historia

Durante el apartheid, a la población negra no se les permitía el acceso a la mayoría de los pubs. Como resultado, en las ciudades surgieron bares ilegales; lugares donde la gente se juntaba para beber, debatir y escuchar música. En la nueva Sudáfrica, estos ‘shebeens’ se han convertido en lugares populares de la vida nocturna. En ellos, se puede disfrutar de una copa en un ambiente informal con la compañía de habitantes locales.

El término ‘shebeen’, proviene de la palabra irlandesa ‘síbín’, que significa whisky ilegal. Durante el apartheid, los shebeens no poseían licencia para vender alcohol, el cual se destilaba o fermentaba tradicionalmente en casa, normalmente por mujeres: las ‘shebeen queens’. Aparte de funcionar como bares, los shebeens también eran un lugar de reunión para los políticos, activistas y abogados negros, donde se podía hablar con libertad sobre asuntos sociales y políticos, lo que los convirtió en parte indispensable de la lucha contra el apartheid.

Uno en casa esquina

Hoy en día, los shebeens poseen licencia de bebidas alcohólicas y se han convertido en acogedores bares de barrio. Los clientes habituales le contarán con entusiasmo todas las idas y venidas de su barrio mientras disfrutan de una cerveza "normal" o una ‘umqombothi’, una cerveza africana tradicional hecha a partir de maíz. También suele haber música en directo, desde jazz y reggae a DJ que mezclan ‘kwaito’, la versión africana de la música house. La mayoría de los shebeens sirven comidas sencillas tradicionales (y en ocasiones muy picantes).

Encontramos shebeens casi en cada esquina de la ciudad. Algunos son poco más que cuatro paredes con un techo de chapa ondulada, mientras que otros se han convertido en locales de moda, como Wandie´s Place en el distrito de Dube, en Soweto. En la década de los 80, el dueño Wandile Ndala debía seleccionar cuidadosamente a sus clientes, por miedo a que denunciaran su negocio ilegal. Hoy en día, todo el mundo sabe donde encontrarle y ha disfrutado de la compañía de clientes como Richard Branson, Will Smith y Chris Rock.

Otros shebeens permanecen exactamente igual a pesar de los años. Por ejemplo, Robby´s Place en Pimville, donde los peces gordos del CNA firmaron la Carta de Libertad en 1955, sigue siendo el mismo lugar sencillo e informal donde tomarse una cerveza. Otros shebeens populares son Tysons (también en Pimville), Vardos (Mapetla), The Rock (Rockville) y Boyce (Diepkloof).

Greenside de moda

Aunque Mamma’s (en Greenside) se inauguró en 2003, y no puede presumir de un pasado ilustre, se trata de uno de lo shebeens más famosos de Johannesburgo. El colorido interior hace justicia a los municipios: el estampado de cebra en las paredes recrea el cálido entorno africano, el ambiente es agradable y el menú de cócteles muy amplio. Por la noche, la fiesta comienza cuando el DJ empieza a pinchar. Los domingos por la tarde hay música en directo, perfecto para disfrutar de una bebida relajante.