KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

(N)Ostalgia de la RDA

El 9 de noviembre de 1989 finalizó el aislamiento de Berlín Oriental con respecto al Berlín Occidental con la caída del Muro de Berlín. Aunque Berlín Este y Oeste llevan unidos ya casi 3 décadas, todavía queda algo de «ostalgia» de este periodo. Aquellos que visiten Berlín pueden embarcarse en un safari con un Trabant, pasar la noche en un hotel de Berlín Este y probar comidas pasadas de moda de la época de la RDA en un restaurante de la ciudad.

Estamos en 1949 y Alemania lleva 4 años dividida en zonas ocupadas por los aliados, incluida su capital, Berlín, que se ubica en el corazón de la zona soviética. La Unión Soviética ha decidido crear una República Democrática Comunista Alemana (RDA o Alemania del Este) en su zona, lo que produce importantes consecuencias. Entre 1949 y 1961, aproximadamente 2,5 millones de personas huyeron de Alemania del Este (y Berlín Este) a través de una frontera poco vigilada. La economía sufre mucho y se produce una escasez de bienes a medida que los habitantes de Berlín Oeste se acercan a la frontera para hacerse con los productos baratos que se venden en el Este. El 12 de agosto de 1961, la RDA decide resolver esta situación mediante la construcción de un muro que divide la ciudad. El 6 de noviembre del mismo año, la construcción del Muro de Berlín finaliza, al crearse una barrera física entre el Este y el Oeste.

En la carretera con un Trabant

El Trabant, poco más grande que una galleta con ruedas, es perfecto para explorar Berlín. En varios puntos de la ciudad es posible alquilar este símbolo de la antigua Alemania Oriental. Recorra las diferentes atracciones de Berlín por su cuenta o participe en un safari con un Trabant acompañado por un guía que llevará a varios coches por toda la ciudad. El tour pasa por varios monumentos históricos, por lo que le mostrará los restos más importantes de la Segunda Guerra Mundial y de la RDA. Algunos de los lugares más destacados son el Reichstag, el Checkpoint Charlie o la East Side Gallery. Una forma divertida de explorar la ciudad.

Safari con un Trabant por Berlín

Explore la RDA

Para poder comprender de verdad cómo era la vida en Alemania del Este, visite el Museo de la RDA en el distrito de Mitte. Inaugurado en 2006, se ha convertido en uno de los museos más visitados de Berlín. El museo cubre muchos aspectos de la vida en la RDA, como la educación, el trabajo, el colegio y la economía. Todas las exhibiciones son interactivas: los visitantes pueden tocar todo, abrir vitrinas y armarios, hojear libros sobre educación sexual y leer y escuchar grabaciones de espionaje. El Museo de la RDA ofrece una auténtica vuelta al pasado.

Salón típico de la Alemania Oriental en el Museo de la RDA

Saboree la historia

Los clientes podrán, literalmente, saborear el pasado en el restaurante de la RDA, Domklause, situado en el Spree. El restaurante está ubicado en la misma manzana que el conocido Palasthotel, donde el Stasi solía recibir a los invitados importantes durante la época de la RDA, y que ahora recrea las recetas originales del hotel. Pida un Ketwurst (también conocido como perrito caliente) o un Jägerschnitzel con pasta. Después de una comida generosa, relájese en el Ostel, un hostal con auténticos muebles de la RDA y con precios anteriores al capitalismo: una habitación doble cuesta 32 euros la noche.

“Jägerschnitzels, hamburguesas y salchichas: platos típicos de la RDA”

Good Bye Lenin!

Para todos aquellos que quieran saber más sobre la vida en la RDA, recomendamos la película Good Bye Lenin! (2003). El personaje principal, Alex, ha vivido toda su vida en Berlín Este. Cuando su madre, gran partidaria de la Alemania socialista del Este, entra en coma en octubre de 1989 y se despierta después de la caída del muro, el protagonista se tiene que enfrentar con un gran problema: el corazón de su madre es débil y el nuevo mundo capitalista podría ser mortal para ella. Para salvar a su madre, Alex transforma su apartamento en un museo socialista. Su madre no sabe que todo ha cambiado. Esta estrategia funciona hasta que su madre ve la televisión y se levanta de la cama.

“Good Bye Lenin!, película recomendada para conocer más a fondo la vida en la RDA”

Créditos de fotos

  • Safari con un Trabant por Berlín: T.W. van Urk, Shutterstock
  • Salón típico de la Alemania Oriental en el Museo de la RDA: Laika ac, Flickr