KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Notre-Dame vela por París

Notre-Dame de París está ubicado en el corazón de la ciudad, en la Île de la Cité. Cada año 14 millones de personas vienen a visitar la Catedral por dentro. Aquellos osados que suben las 387 escalones para llegar a la parte superior de la torre sur son recompensados con maravillosas vistas de la ciudad y del vasto Sena, cara a cara con las famosas gárgolas.

Notre-Dame de Paris significa Nuestra Señora de París. La construcción de este edificio gótico comenzó en 1163. Hasta principios del siglo XIV no se dio por finalizada la construcción de este impresionante templo. En 1792, durante la Revolución francesa, la Catedral sufrió asaltos y saqueos, y se perdieron muchas esculturas y pinturas. Notre-Dame fue completamente renovada bajo la batuta del arquitecto Eugène Emmanuel Viollet-le-Duc a comienzos del siglo XIX.

El rosetón de la fachada sur

Los tesoros de Notre-Dame

Notre-Dame alberga muchos tesoros. Quizás lo más espectacular sean los llamativos rosetones del siglo XIII. El más grande se encuentra en la fachada sur: esta inmensa vidriera muestra varias escenas del Antiguo y del Nuevo Testamento en cuatro círculos. Tres reliquias vinculadas con Jesús también se guardan en la Catedral: un trozo de la auténtica cruz, la corona de espinas y uno de los clavos.

El Jorobado de Notre-Dame

Muchos edificios antiguos tienen una historia, mito o leyenda, y casi todo el mundo conoce al Jorobado de Notre-Dame. La leyenda procede del epónimo libro (llamado simplemente Notre-Dame de París en francés) escrito en 1831 por Victor Hugo. Cuenta la historia del jorobado campanero que vive en lo alto de las torres de Notre-Dame y que se enamora de la bella gitana Esmeralda. Su amor no es correspondido. La historia se ha adaptado para la gran pantalla varias veces, y en 1996 la versión animada de Disney llegó a todos los públicos.

“En muchas versiones, Quasimodo y Esmeralda se besan, lo que no sucede en la versión de Víctor Hugo.”

Fantásticas gárgolas

Las gárgolas de la fachada se incluyeron en la parte final de las canaletas para evacuar el agua de la lluvia de modo que no se filtrase por los muros de la Catedral. Otros residentes de la torre incluyen las divertidas estatuas (drôleries) de la Galería de las Quimeras. La intención de estas monstruosas caricaturas era espantar a los demonios: sentadas en las galerías alrededor de las torres, velan por París día y noche. Sus creadores hicieron bien uso de la imaginación para estas estatuas, mitad humanas, mitad animales: elementos como picos, colas de serpientes y alas de águila le dan un toque aterrador.

Figuras de monstruos en la fachada de Notre-Dame