KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Las dos caras de Baku: la antigua y la nueva

La metrópolis del Cáucaso, Baku, es una ciudad muy rica, y eso se refleja en su skyline. En las últimas décadas, la sombría pátina soviética ha dado paso al glamour y ostentación de un estado rico en petróleo. Además de las torres de las fortificaciones medievales, el perfil de los futuristas rascacielos definen el skyline.

Es una cuestión de gusto personal el modo en que la arquitectura moderna contrasta con los edificios de los antiguos shahs. Afortunadamente, la belleza del histórico centro, llamado Ichari-Shahar, ha permanecido en pie a pesar del paso del tiempo. Muchos de los edificios se han incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Sin embargo, el paseo de Baku, de cien años de antigüedad, es también digno de admirar, a pesar de que sea menos llamativo que otros monumentos.

Antigua y amurallada

Baku nació en Ichari-Shahar, el centro histórico de la ciudad. Aquí se construyó el Palacio de Shirvanshah, en el siglo XII d. C. Este edificio sigue teniendo mucha importancia en la vida cultural de la ciudad, acogiendo festivales y actuaciones de bailes folclóricos. Otra impresionante estructura es el Qiz Qalasi, también llamada la Torre de la Doncella, de 28 metros de alto. A lo largo de los años, esta estructura se ha utilizado como torre de observación, faro, observatorio astronómico y templo. Cuenta la leyenda que la torre tomó el nombre de una doncella, futura y reticente esposa del shah, que se lanzó desde la torre al mar Caspio.

La Torre de la Doncella

Una alfombra gigante

Durante muchos años, el impresionante Museo de Alfombras se encontraba en una antigua mezquita del antiguo centro histórico. En 2014 el museo se trasladó a un nuevo edificio en el paseo junto a la costa del Caspio. Esta parte "moderna" de Baku se desarrolló en torno al comienzo del último siglo, cuando los adinerados barones del petróleo construyeron sus grandes mansiones aquí. Desde entonces, el paseo se ha ampliado enormemente. Los visitantes encontrarán con facilidad el Nuevo Museo de Alfombras. Los arquitectos diseñaron el edificio con forma de una enorme alfombra enrollada. El museo alberga más de 10.000 piezas, desde magníficas alfombras a antiguas joyas.

El nuevo museo de alfombras

Créditos de fotos

  • La Torre de la Doncella: Flickr: MagdalenaPaluchowska
  • El nuevo museo de alfombras: Azerbaijan Carpet Museum