KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Compras de categoría olímpica

Las compras son, junto con comer, otro de los deportes olímpicos de Hong Kong. Resulta complicado elegir entre más de 100 centros comerciales. La metrópoli parece un laberinto de edenes de compras, bulliciosos paseos y tiendas de artesanía. Afortunadamente, cada barrio tiene sus propios productos y precios. Con un poco de información, sabrá dónde ir exactamente.

Los barrios de compras más conocidos son Central y Sheung Wan. Estos dos barrios limítrofes, situados en la isla de Hong Kong, aglutinan los centros comerciales más elegantes de la ciudad. A su alrededor, destaca la torre con bloques de oficinas y hoteles, que es casi tan elevada como sus precios. Se trata de la zona más cosmopolita de Hong Kong. Junto a marcas de fama mundial, también encontrará boutiques locales, tiendas de antigüedades y galerías de arte. Estos barrios están plagados de restaurantes elegantes, muchos de ellos galardonados con estrellas Michelin.

De compras por Mong Kok

Mong Kok quiere decir «esquina concurrida» y no es una exageración: este barrio, situado en Kowloon, es el más abarrotado del mundo. Nathan Road separa el barrio en dos y ofrece unas vistas caleidoscópicas de la ciudad. Las compras por esta parte de la ciudad irán acompañadas siempre por un montón de gente, a cualquier hora del día. Los vendedores se mueven entre la gente con sus pizarras alzadas en el aire. Aquí se pueden encontrar las últimas novedades en cámaras y teléfonos inteligentes, y los carteles de neón compiten por captar la atención en las calles.

Si quiere escapar del bullicio, entre en uno de los gigantescos centros comerciales. No son pequeños, como cabía esperar, y pueden tener hasta 23 plantas de tiendas y restaurantes. En Grandville Road, una perpendicular a Nathan Road, los outlets venden marcas nacionales e internacionales con grandes descuentos. La calle, que cuenta con una academia de diseño en una esquina, es muy conocida entre diseñadores de moda locales y estudiantes, que buscan de todo menos diseños tradicionales.

El bullicioso Mong Kok

De compras al estilo victoriano

El animado centro de Kowloon acoge «1881 Heritage». Este monumental y antiguo cuartel general de la Marina de Hong Kong se ha transformado en un centro comercial versátil. Los principales bloques que componen este edificio victoriano alojan tiendas exclusivas, un hotel boutique y restaurantes elegantes. Las reminiscencias del pasado colonial están dispuestas alrededor del complejo, como la antigua estación de bomberos y las cuadras. La Time Ball Tower es otra de las características más destacadas: a las 13.00 en punto, a diario, una bola baja de lo alto de la torre, que tiene vistas panorámicas al puerto, y permite a los navegantes ajustar de forma exacta los cronómetros de sus barcos.

Créditos de fotos

  • El bullicioso Mong Kok: Igor Plotnikov, Shutterstock