KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El OVNI de Oscar Niemeyer

Curiosamente, el edificio más famoso de Río de Janeiro no está realmente en Rio sino al otro lado de la bahía en Niterói, un municipio independiente que alberga el emblemático Museu de Arte Contemporânea. El museo está diseñado por el arquitecto más famoso de Brasil, Oscar Niemeyer, y se asemeja a un platillo volador blanco como la nieve, que contrasta fuertemente con el despejado cielo azul (generalmente).

Hace más de medio siglo, el arquitecto Oscar Niemeyer construyó una nueva capital desde cero; Brasilia está ahora en la lista del Patrimonio Mundial como la obra maestra de la arquitectura Modernista. Cuando Niemeyer falleció en 2012 a la edad de 104 años, había tenido una vida larga y productiva. A la edad de 89 años, Niemeyer diseñó el Museu de Arte Contemporânea con una ubicación muy específica en mente: el afloramiento rocoso junto a la hermosa playa de Boa Viagem, con magníficas vistas a la montaña Pan de Azúcar y el impresionante horizonte de Río.

Un museo sin arte

El Museu de Arte Contemporânea (MAC o Museo de Arte Contemporáneo) se inauguró en 1996. Las guías apenas suelen ofrecer información acerca de las obras de arte expuestas ya que el museo no tiene una gran colección y alberga varias colecciones temporales de artistas brasileños relativamente desconocidos. Las grandes ventanas polarizadas que miran sobre la bahía rápidamente distraen a los visitantes de las obras de arte. Pero no se preocupe, el edificio y la ubicación bien merecen el viaje al otro lado de la bahía. El MAC está abierto de martes a domingo, de 10:00 a 18:00.
Elija entre un paseo en catamarán de 10 minutos o un paseo en ferry lento de 20 minutos desde Río de Janeiro hasta Niterói, al otro lado de la bahía. Desde la terminal de ferrys, podrá tomar un taxi o un autobús al MAC. La carretera costera pasa por una fortaleza portuguesa con una pequeña playa pasado un dique donde los lugareños suelen pescar, antes de llegar a la Ilha de Boa Viagem −una pequeña isla con una capilla colonial− las ruinas de una fortaleza y una pequeña playa con bañistas brasileños. Al tomar la curva, podrás avistar el OVNI de Niemeyer.

“El OVNI de Niemeyer puede verse justo más allá de la pequeña isla de Boa Viagem”

La vista distrae de las obras de arte

La bahía y el fuerte

Se puede llegar a Niterói en catamarán o en ferry desde la terminal de ferrys de Praça XV de Novembro en Centro, Rio de Janeiro. Un kiosco en el puerto de Niterói ofrece mapas con información turística titulados “Niterói en tres días”. Con un impresionante vecino como Río de Janeiro, es difícil que Niterói atraiga a los visitantes durante 3 días completos, pero se puede pasar fácilmente un día visitando la Ilha de Boa Viagem, admirando la espléndida bahía y recorriendo la fortaleza de Santa Cruz del siglo XVI. Los fines de semana hay un recorrido en barco cada hora que pasa por los tres lugares.

Fortaleza de Santa Cruz
La minúscula isla de Boa Viagem, cerca del museo

Créditos de fotos

  • La vista distrae de las obras de arte: epstock, 123rf
  • La minúscula isla de Boa Viagem, cerca del museo: William Kitzinger, Flickr