KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Otrobanda: la otra cara de Willemstad

Otrobanda, el nombre utilizado para denominar el barrio que se encuentra al otro lado del famoso puente flotante de Willemstad, significa «la otra orilla» en papiamento. Son muchas las personas que cruzan al otro lado del puente para tomar fotos de las casas color pastel en Handelskade, en Punda. Y, además de estas preciosas vistas, la otra orilla está repleta de restaurantes, hoteles de lujo y estupendos centros comerciales.

En pleno auge colonial, Willemstad, que no paraba de crecer, amplió su extensión añadiendo un barrio en la Bahía de Santa Ana. Rápidamente, el «otro lado» comenzó a ser la parte menos atractiva de Punda; las personas no deseadas dentro de las murallas de la ciudad terminaban allí, viviendo en casas modestas en calles estrechas. En 1888 comenzó a cambiar esta situación. Después de la inauguración del Puente de la Reina Emma, algunos comerciantes ricos se trasladaron allí y dieron inicio a una nueva era, construyendo las espaciosas casas de comerciantes que se pueden ver ahora en la plaza Brionplein.

Un hotel de 5 estrellas poco habitual

Hacia finales del siglo XIX, el novedoso barrio de Otrobanda era tan grande y moderno como el de Punda. Pero no por mucho tiempo. Los palacetes y almacenes coloniales cayeron en decadencia y Otrobanda se llenó de delincuentes. Sin embargo, la UNESCO incluyó el barrio en su lista de Patrimonio de la Humanidad para frenar este proceso de deterioro, lo cual llamó la atención del empresario y multimillonario holandés Jacob Gelt Dekker.


Dekker tenía una idea. Compró 100 casas coloniales y las convirtió en un precioso complejo hotelero de 5 estrellas, con piscinas, tiendas, restaurantes, bares, un spa y un museo de la esclavitud. El proyecto fue todo un éxito y Kurá Hulanda, palabra en papiamento para «jardín holandés», pertenece a la prestigiosa Asociación de Pequeños Hoteles de Lujo del Mundo. Además, muchos de sus empleados proceden de la que otrora fuera zona marginal, Otrobanda, ampliamente restaurada desde la construcción del hotel. Junto con Punta, Otrobanda conforma el centro de Willemstad.

“100 casas coloniales pasaron a formar un increíble complejo hotelero de 5 estrellas.”

Resort en una antigua casa colonial

De fuerte holandés a centro comercial

Otro de los ejemplos de la increíble transformación de Otrobanda es Riffort, una de las 8 fortalezas de Curaçao. Construida en 1828 en el extremo este de la Bahía de Santa Ana, esta fortificación estaba compuesta por 56 cañones cuyo fin era proteger el fuerte. Durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército estadounidense la utilizó para cerrar el puerto a los submarinos alemanes mediante el uso de una enorme red de acero. Después de la guerra, este bastión quedo en agua de borrajas, hasta que se le encontró un nuevo uso: los espesos muros de Riffort ahora albergan un centro comercial de lujo, restaurantes caros y un hotel de 5 estrellas.

Créditos de fotos

  • Resort en una antigua casa colonial: Charles Hoffman, Flickr