KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Palacio de la Revolución Industrial

Construido en 1906, el Ayuntamiento de Belfast refleja la riqueza amasada por la ciudad entre los siglos XIX y comienzos del XX. La industria textil y astillera, la más importante del mundo, trajeron mucha riqueza a la ciudad, y en 1888 la Reina Victoria concedió a Belfast la categoría de ciudad. Un imponente Ayuntamiento entraba dentro de la concesión. El palacio de la ciudad, de estilo neobarroco, es actualmente una gran atracción turística.

Belfast desempeñó un papel clave en la Revolución Industrial Británica. La ciudad fabricaba tanto lino que se apodaba "Linenopolis" ("linópolis" en español). El constructor naval Harland and Wolff construyó el barco de vapor más famoso del mundo: el Titanic. El límite lo marcaba el cielo, y la ciudad crecía a gran velocidad. Belfast, a pesar del asombro de Dublín, se convirtió en la mayor ciudad de Irlanda. La riqueza amasada durante la época dorada se empleó en la construcción de un extravagante ayuntamiento con cúpulas de cobre, arcadas y frisos profusamente decorados.

Ayuntamiento de Belfast, del 1906
Ayuntamiento de Belfast, del 1906

Belfast

Un paseo por la época dorada de Belfast

Se tardaron 8 años en construir el Ayuntamiento de Belfast y tuvo un coste de 369.000 libras esterlinas (unos 50 millones de euros). El arquitecto encargado de la estructura fue Sir Alfred Brumwell Thomas, empleando piedra de Portland, extraída de Dorset, en el sur de Inglaterra. Para decorar el interior, se empleó mármol italiano. Entre lo más destacado del interior se encuentran las vidrieras de la entrada, la monumental escalinata y el Gran Salón, destruido durante la Segunda Guerra Mundial y reconstruido poco después. Durante la visita guiada de una hora de duración, los visitantes se pueden sentir los Alcaldes de Belfast, sentándose en su silla de la Sala del Consejo. A continuación, relájese en el café The Bobbin, una empresa social donde se sirven sopas, sándwiches y el té de la tarde. Hay visitas gratuitas varias veces al día, de lunes a sábado. Como no se aceptan reservas, le aconsejamos que llegue pronto. En el jardín del Ayuntamiento de Belfast, encontrará estatuas del Alcalde Sir Edward Harland, magnate astillero de esa época, y de otras personas ilustres. En verano, los empleados de la oficina local acuden aquí para almorzar en un banco, y los jóvenes se relajan en el cuidado césped. A menudo, los visitantes acuden aquí por algo muy diferente: el famoso Titanic Memorial Garden, donde encontrará grabados en una placa los nombres de las 1.517 víctimas del famoso transatlántico, que se construyó en Belfast y se hundió durante su viaje inaugural en 1912.

El Ayuntamiento y su profusa decoración

Créditos de fotos

  • El Ayuntamiento y su profusa decoración: Flickr: Ross