KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Piazza Maggiore, el corazón de Bolonia

El lugar de reunión de los boloñeses lleva siendo desde hace siglos la Piazza Maggiore. Esta gran plaza situada en el centro de la ciudad está rodeada por edificios medievales como el Palazzo del Podestà, Pallazo d’Accursio y, por supuesto, la gran Basílica de San Petronio, con su incompleta fachada gris.

En la Edad Media, Bolonia era una floreciente ciudad. Durante esta época, los habitantes de Bolonia gozaban de una gran libertad, el comercio textil floreció y se fundó la Universidad de Bolonia, la primera universidad del mundo. La Piazza Maggiore se encontraba en el corazón de esta avanzada ciudad. Este atestado enclave comercial atraía a comerciantes de todo el mundo, y el gobierno de la ciudad llevaba a cabo sus tareas en los “palazzi” colindantes. El mejor modo de relajarse y disfrutar de la Piazza Maggiore es comportarse como un estudiante y sentarse en una terraza de un café, pedir un vaso frío de Chianti, y disfrutar de las vistas.

Pasado incompleto

Alce la vista, y por las fachadas de sus edificios podrá entender la opulenta historia de Bolonia. La incompleta fachada de la Basílica de San Petronio le llamará la atención enseguida. Se pusieron las primeras piedras de esta iglesia en 1390, pero su construcción se prolongó durante siglos. Cuando el ayuntamiento de la ciudad ordenó su construcción, el obispado no recibió ninguna solicitud de aprobación. Al fin y al cabo, la basílica quería representar la ciudad libre de Bolonia, que no se encontraba sometida al yugo de la diócesis. Sin embargo, el Papa no iba a permitir que el problema se resolviese de forma amistosa: paralizó el ambicioso diseño al construir la Universidad Archiginnasio justo al lado del sitio en el que se estaba erigiendo la catedral. El deseo del Papa era que todas las disciplinas universitarias se impartiesen en el mismo edificio. Debido a la falta de financiación y a problemas técnicos, la construcción de la basílica se paralizó y por eso no se concluyó nunca la fachada. Actualmente la Archiginnasio alberga la Biblioteca Municipal.

+ Leer más

El atrio de Archiginnasio

Grande, más grande, la más grande

El tamaño de la iglesia ya era impresionante: originalmente iba a superar a la Basílica de San Pedro de Roma. Aunque la fachada esté incompleta, merece la pena visitar el edificio. En el interior, bellos frescos de Giovanni da Modena y Jacopo di Paolo adornan los muros, y en la basílica se encuentra uno de los órganos más antiguos del mundo, que data del siglo XV. La ciencia también tiene su representación en la iglesia, donde se encuentra el reloj de sol más grande del mundo y un péndulo de Foucault.

El palacio más antiguo de la Piazza Maggiore

Cruzando la Piazza Maggiore desde la basílica se encuentra el palacio más antiguo de la Piazza Maggiore: el Palazzo del Podestà. Se construyó en torno al año 1200 y servía de sede del "podestà", el mayor administrador de la ciudad y sus homólogos. El palacio enseguida se quedó pequeño para los ciudadanos que formaban parte del ayuntamiento, y se decidió construir una ampliación: el Palazzo Re Enzo. No se pierda la Torre dell’Arengo, del año 1453. En esta torre encontrará la campana más grande de Bolonia que se utilizaba para avisar a los boloñeses en caso de emergencia. Consejo: sitúese a un lado de la bóveda y podrá escuchar los cuchicheos emitidos en el otro lado.

+ Leer más

Palazzo del Podestà y la Torre dell’Arengo

Enzo, el rey prisionero

El Palazzo Re Enzo debe su nombre al Rey Enzo de Cerdeña, hijo ilegítimo de Federico II, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. En 1249, sufrió una derrota en Fossalta, tras la que fue capturado por los boloñeses. Por la noche, era recluido en una celda del Palazzo Re Enzo, por el día, sin embargo, podía hacer todo lo que quisiese (incluyendo encuentros con mujeres). Se dice que fue padre de tres niñas y un niño. Aparentemente, dicho niño era antepasado de la familia Bentivoglio, que más tarde se convertirían en los gobernadores de Bolonia. A pesar de las continuas protestas de su padre, Enzo permaneció prisionero hasta su muerte en 1272.

La fachada del Palazzo d’Accursio

Palazzo d’Accursio o Comunale

El Palazzo d’Accursio o Comunale está formado por varios edificios que se unieron a lo largo de los siglos. En el siglo XIII, fue el hogar del famoso jurista Accursio, que trabajaba en la Universidad de Bolonia. Más tarde, este edificio sería la sede de los Anziani (Ancianos), la máxima magistratura de la ciudad. En la fachada se puede observar una puerta con rastrillo sobre la que se yergue una gran estatua de bronce del Papa boloñés Gregorio XIII. Actualmente, el palacio acoge la Colección de arte municipal, con pinturas desde la Edad Media hasta el siglo XIX.

+ Leer más

Ver en el mapa

Palazzo d’Accursio o Comunale, Piazza Maggiore, Bolonia, Italia

Créditos de fotos

  • Palazzo del Podestà y la Torre dell’Arengo: magro_kr, Flickr
  • La fachada del Palazzo d’Accursio: Marco Assini, Flickr