KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El palacio del placer de Pillnitz

Cerca del centro de Dresde, hacia el sudeste, se erige el palacio de Pillnitz. En el siglo XVIII, fue hogar de Ana Constanza de Brockdorff, condesa de Cosel. Fue la más famosa de la larga serie de amantes de Augusto II el Fuerte, rey de Polonia y elector de Sajonia.

Después de que la condesa cayese en desgracia a ojos del rey, él reclamó el palacio que le había regalado. Entonces, encargó al famoso arquitecto Matthäus Daniel Pöppelmann que lo remodelase por completo. El rey y su casa real eran conocidos por sus hábitos hedonistas, por lo que Pillnitz recibió el sobrenombre del "palacio del placer de Dresde". Incluso aún hoy, es fácil imaginar cómo llegaban los invitados por el río Elba en una góndola profusamente decorada para asistir a las espléndidas fiestas del palacio.

Un toque asiático

El palacio barroco a orillas del río Elba recibe su nombre de la localidad de Pillnitz, residencia de verano de la familia real sajona durante largo tiempo. En realidad está formado por tres palacios: el palacio del Agua, junto al río, el palacio de la Montaña, en la colina, y el Nuevo Palacio. Ana Constanza de Brockdorff no fue la única amante que llamó hogar a este palacio; unos años antes, el elector Juan Jorge IV de Sajonia lo había comprado para su amante, Magdalena Sibila de Neitschütz. Las grandes ampliaciones se realizaron después de que Ana Constanza abandonase el palacio en 1715, fecha en la que Augusto II el Fuerte lo transformó en un "palacio de verano oriental" para celebrar fiestas junto al río. El estilo barroco se reforzó con chinoiserie, un estilo chino de decoración muy popular en Europa en ese momento, así como con un jardín. El Nuevo Palacio no se completó hasta un siglo después. De estilo neoclásico, es significativamente diferente a los demás edificios.

Elementos orientales en el jardín del palacio
Elementos barrocos en la fachada

El museo del palacio

El Schlossmuseum del Nuevo Palacio ofrece una visión general de la turbulenta historia del palacio. En la capilla del ala este se exponen murales del artista Carl Christian Vogel von Vogelstein. En ellos, el pintor oficial de la corte plasmó diversas escenas de la vida de la Virgen María. El edificio alberga también la cocina real, donde se elaboraban los platos diarios para la familia. El palacio de la Montaña y el palacio del Agua acogen el Kunstgewerbemuseum, el Museo de Artes Aplicadas de Dresde.

El Nuevo Palacio