KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Idílicas vistas de Hangzhou

Para los chinos, el lago occidental de Hangzhou es un pequeño paraíso terrenal. Muchos pintores, poetas y escritores famosos llegaron hasta allí para buscar inspiración y quedaron tan prendados de sus jardines, pagodas e islas del lago que ya nunca se marcharon. Gracias en parte a los viajeros que descubrieron más tarde la región, fueron añadiéndose más lagos y templos a lo largo del siglo pasado.

Actualmente, el lago occidental es un paisaje cultural. Ha sufrido transformaciones desde el siglo IX: se han construido templos, pagodas, pabellones, jardines e incluso islas enteras. Para sugerir una armonía perfecta entre naturaleza y cultura, algunos de los lugares más atractivos poseen nombres de lo más poéticos: luna de otoño sobre el lago de la tranquilidad y vestigios de nieve sobre el puente en invierno. Sin duda, son nombres románticos y de ensueño. La mejor forma de visitar estos increíbles lugares es en bicicleta o barca.

Leyenda de la serpiente

La gente de Hangzhou es muy supersticiosa, como demuestra la historia de la pagoda budista de Leifeng. Este pabellón situado en la orilla del lago fue construido en el año 975 por orden del rey Qian Chu, para honrar a sus concubinas. Durante el periodo de la dinastía Ming, los japoneses prendieron fuego al edificio. Sin embargo, milagrosamente la pagoda resistió. Como los visitantes supersticiosos comenzaron a llevarse los ladrillos como un talismán para protegerse de enfermedades y dolencias, la pagoda se derrumbó en 1924. Esto podría sonar como el triste final de una pagoda de 1.000 años de antigüedad. Sin embargo, fue motivo de alegría. Para los chinos, la zona de Hangzhou está muy relacionada con la leyenda popular de la serpiente blanca, uno de los cuentos populares más conocidos de China. Cuenta la leyenda que había una serpiente encerrada en la pagoda Leifeng. Cuando el edificio se derrumbó, los habitantes del lugar esperaron poder encontrar indicios que la historia era real, pero nunca los hallaron. La torre ha sido reconstruida y está abierta al público, al igual que las ruinas del puente que llevan al pabellón. Se recomienda alquilar una bicicleta para explorar los dos diques a través del lago, los puentes y los parques. Hay muchas teterías en el lago por si necesita descansar. Si pasa por el Puente Roto, no olvide disfrutar de las espectaculares vistas.

“Proverbio chino: "Allá arriba está el cielo, aquí abajo tenemos Suzhou y Hangzhou"”

Teatro sobre el agua

Todos los días al anochecer, el lago occidental se transforma en un teatro al aire libre en el que barcas, farolillos, tambores, música y cientos de bailarines ofrecen un espectáculo único sobre un escenario situado bajo la superficie del agua. Las briznas de niebla sobre el agua le confieren un toque aún más misterioso. Aunque sea un espectáculo mudo, "Impresiones del lago occidental" cuenta la historia de un amor imposible. La obra está dirigida por Zhang Yimou, el famoso cineasta que también ideó la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008.

Una escena de "Impresiones del lago occidental"