KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Ceremonia solemne en el Palacio de Schönbrunn

El Palacio de Schönbrunn es uno de los palacios barrocos más impresionantes de Europa y una de las principales atracciones turísticas en Viena. El palacio fue construido a finales del siglo XVII como residencia de verano de los emperadores de la dinastía Habsburgo. María Antonieta, Napoleón y la Emperatriz Isabel (más conocida como Sissi) vivieron en algún momento en el Schloss Schönbrunn. Puede pasar fácilmente el día aquí: hacer el Grand Tour y luego pasear por los laberintos.

En un primer momento, aquí se hallaba una cabaña de cazadores construida por el Emperador Maximiliano en 1559. Tras la destrucción de la cabaña por los Turcos en 1683, Leopoldo I pensó que era el momento de construir un nuevo palacio. Le encargó el diseño al arquitecto austriaco Johann Bernhard Fischer von Erlach. Entre 1745 y 1760, el arquitecto Nicolaus Pacassi amplió el edificio y, guiado por la Emperatriz María Teresa, creó un interior elegante en un estilo rococó.

El interior decorado ricamente

Habitaciones repletas de oro

Una visita al palacio nos da una magnífica idea de los gustos, intereses y aspiraciones de los distintos emperadores y emperatrices que vivieron aquí durante siglos. El palacio alberga 1.441 salas, aunque con el Grand Tour solo visitará 40. Uno de los lugares más destacados es la Gran Galería. Este salón, repleto de espejos, de pan de oro y de frescos, fue en aquella época el escenario de banquetes y recepciones oficiales. Otro de los salones más famosos es el Salon der Kaiserin (el Salón de la Emperatriz). En 1854, este salón fue totalmente restaurado en un estilo neorococó y contiene 3 retratos de la Emperatriz Isabel. Otra de las peculiaridades es el reloj que se encuentra enfrente del espejo; si se mira por el otro lado, se refleja la hora en el espejo, lo que le permitía a la Emperatriz ojearlo a través del espejo mientras estaba en el salón.

La hermosa iluminación del Palacio de Schönbrunn

Paseando por el laberinto

Los inmensos jardines que rodean el palacio son tan conocidos como su espléndido interior. Los jardines del palacio se dividen en varias secciones; sin embargo, lo que de verdad fascina es el laberinto. Creado entre 1698 y 1740, el laberinto original, por desgracia, se deterioró. En 1998, se diseñó un nuevo laberinto, muy parecido al modelo histórico y con multitud de divertidas atracciones para jóvenes y mayores. Por ejemplo, hay un gigantesco caleidoscopio a través del cual los visitantes pueden verse a sí mismos desde cualquier perspectiva posible. Aquellos que se divierten con los difíciles desafíos matemáticos les encantará resolver el acertijo aritmético: los números de las baldosas nos indican cuántos pasos debemos dar y, al final del juego, deberíamos acabar justo en el centro.

Los jardines del Palacio de Schönbrunn
El mercado de Navidad delante del palacio

Créditos de fotos

  • El mercado de Navidad delante del palacio: Hannah Swithinbank, Flickr