KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Almuerzo rápido y delicioso en Milán

A los italianos les encanta la buena mesa, y se toman su tiempo para comer. Es un buen momento para hablar de los aspectos importantes de la vida como la familia, el arte, el cine, la comida o el vino. Sin embargo, aunque a los italianos les gusta mucho comer y beber, también hay algunos lugares en Milán donde puede picar algo rápido y rico. Retomará la visita turística en un abrir y cerrar de ojos tras haber degustado un delicioso panini o panzerotti.

Si el día anterior ya ha cenado al estilo italiano (antipasti, pasta, plato de carne, postre y espresso), es probable que un sencillo panini para comer sea precisamente lo que necesita. En Milán, la tradición de pasarse horas comiendo ha caído en desuso debido a la presión del tiempo. Cada vez más tiendas y negocios prefieren el horario continuo, y por ello, sus empleados comen sándwiches y ensaladas. Pero eso no significa que los italianos hayan perdido su gusto por la buena mesa.

El arte del sándwich

Desde fuera, el Bar della Crocetta parece un bar típicamente italiano, con su sencillo toldo y sus letras decorativas en la pared. Mientras el interior es igual de sencillo, es menú es todo lo contrario. En el toldo de este restaurante en el casco histórico se puede leer 'Dove il panino è arte', que significa "Donde el sándwich es una expresión artística". Y no exageramos: Puede elegir entre unos 100 tipos de panini, con guarniciones que varían desde diferentes tipos de jamón hasta carne de venado, desde pescado a queso, desde huevo y champiñones hasta verdura fresca. El restaurante tiene un ambiente informal y el servicio es muy agradable.

Bocadillo en De Santis

Camareros italianos

Queso de cabra con toques de albahaca, alcachofas marinadas y mozzarella fresca: Son solo algunos de los deliciosos ingredientes que puede elegir para rellenar los sándwiches caseros que se ofrecen. De Santis es un típico restaurante italiano con paredes de yeso, lámparas art déco y una barra maciza de color marrón oscuro. Aquí le sirven el panini en un plato de madera, pero los jóvenes y amables camareros italianos no le pondrán problemas para ponérselo en una servilleta para que se lo coma fuera.

Panzerotti Luini

Si está en la zona del Duomo y aún le queda mucho por hacer y por ver, un panzerotti es la solución perfecta. Un panzerotti se podría equiparar a una pizza calzone, pero elaborado a base de una masa más ligera y que se fríe con abundante aceite. Panzerotti Luini lleva elaborando este tipo de sándwiches desde 1940. No se preocupe por las largas colas que se forman a la hora de la comida, el servicio es muy rápido. Antes de que se dé cuenta, ya le habrán servido un delicioso, fresco y caliente tentempié.

“Panzerotti Luini lleva elaborando este tipo de sándwiches desde 1940.”

Créditos de fotos

  • Bocadillo en De Santis: Juan Seguí Moreno, Flickr