KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Risotto a la milanesa

Una escapada a Milán es mucho más que ir de compras, disfrutar de la cultura y admirar el Duomo… ¡hay que probar un plato de risotto! A los milaneses les encanta su risotto. Aunque en la gran mayoría de Italia la pasta es el plato estrella, el norte del país es más conocido por sus especialidades de arroz, como el risotto. Hay varios restaurantes dedicados en exclusiva a este plato.

Risotto es el diminutivo de «riso», la palabra italiana para «arroz». En Milán preparan el arroz, el cereal más popular del mundo, de una forma muy especial. El risotto a la milanesa (risotto alla Milanese) se cocina con azafrán, por lo que el plato presenta un intenso color amarillo. Hay muchas leyendas sobre el origen de la tradición. Una de ellas cuenta la historia de un joven sirviente que trabajaba en el Duomo de Milán en 1574. Un día se peleó con su jefe y decidió arruinarle su inminente boda coloreando el arroz con azafrán. Sin embargo, la ocurrencia acabó por convertirse en un éxito inesperado (y duradero).

Risotto en Da Abele

El mejor lugar donde degustar un buen risotto

La Trattoria da Abele es famosa en Milán por su risotto. Este establecimiento sencillo y tradicional sirve una gran variedad de platos de risotto y otras especialidades todos los días. Podrá elegir entre el clásico risotto a la milanesa y otras variaciones más exclusivas como el risotto de Cúneo (con beicon y patatas) y el risotto con espinacas y queso scamorza. En verano, los cocineros experimentan con ingredientes más ligeros, como pequeñas fresas silvestres. Los postres son otra de sus especialidades, así que no olvide dejar un poco de sitio para el final.

+ Leer más

Ver en el mapa

Via Temperanza 5, Milán

23 platos de risotto diferentes

La Trattoria Casa Fontana es un lugar de visita obligatoria para los amantes del risotto. Este pequeño restaurante emplea arroz de primera calidad para preparar 23 platos de risotto diferentes que pueden acompañarse con carne o ser estrictamente vegetarianos. Suele llenarse, por lo que se recomienda reservar. Se requiere un pequeño esfuerzo para llegar a este restaurante, porque está situado en las afueras de Milán.

+ Leer más

Risotto con champiñones y hierbas

Ver en el mapa

Piazza Carbonari 5, Milán

Risotto con setas

Risotto junto a la chimenea

El restaurante El Brellin sirve excelentes platos tradicionales como risotto con flores de calabacín, gambas crudas y rodajas de patata violeta o el clásico risotto a la milanesa con azafrán y salsa de ternera. El restaurante tiene 2 plantas y las paredes adornadas con muchos cuadros pequeños. Consiga una acogedora mesa cerca de una de las chimeneas y… ¡que aproveche! Si desea quedarse un rato más después de cenar, puede tomarse una copa en el bar contiguo, que forma parte de El Brellin.

+ Leer más

Ver en el mapa

Alzaia Naviglio Grande 14, Milán

Créditos de fotos

  • Risotto en Da Abele: Greg Gladman, Flickr