KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Un crucero romántico por el Canal du Midi

Toulouse es el punto de partida de uno de los canales más antiguos de Europa, el Canal du Midi. Desde el siglo XVII, este canal ha conectado la ciudad al mar Mediterráneo. Los sombreados caminos de sirga son ahora populares entre los excursionistas y ciclistas.

Aguas verdes, filas de sicómoros, pintorescas esclusas y puentes, el Canal du Midi tiene su propio encanto que seduce incluso al transeúnte más esporádico. El canal va desde Toulouse hasta la ciudad portuaria de Sète a través de un idílico paisaje de colinas y viñedos. El canal no solo era utilizado por barcos de mercancías sino también por barcos de pasajeros. Como resultado, las tiendas y las posadas brotaron en torno a las esclusas y muchas de ellas aún existen en la actualidad.

Obra de arte arquitectónica

Durante siglos hubo planes para construir una vía navegable desde Toulouse hasta el mar Mediterráneo para poder transportar el trigo, el vino y los textiles por barco. Pero no fue hasta mediados del siglo XVII cuando Pierre-Paul Riquet, un inspector de hacienda noble de Béziers, logró convencer al rey Luis XIV de la viabilidad técnica del proyecto. Entre 1666 y 1681, 120.000 trabajadores cavaron con pico y pala los 240 kilómetros del canal. La vía navegable contiene 91 esclusas y otras construcciones ingeniosas, como acueductos, presas y túneles.

Una esclusa cerca de Carcasona

Navegando por el canal

Aunque existen múltiples posibilidades para ciclistas y excursionistas, la manera más exclusiva de explorar el Canal du Midi es desde el agua. Desde Toulouse, hay breves recorridos en barco de unas pocas horas que incluyen comida o cena. También hay muchos cruceros fluviales de varios días en barcos de fondo plano convertidos y equipados con todos los servicios. Los huéspedes tienen su propia habitación y las comidas las prepara el personal a bordo.

Los viajeros más aventureros también pueden alquilar su propio barco. Varias empresas alquilan pequeños barcos a motor que se pueden dirigir sin necesidad de permiso de navegación. Láncese a explorar el canal tranquilamente. Solo tiene que prestar atención al funcionamiento de las esclusas, pero por lo demás es pan comido. Durante el día puede atracar en cualquier sitio que desee explorar, y por la noche puede elegir un lugar para alojarse. Por supuesto puede optar por cocinar a bordo del barco, pero otra opción es cenar en un restaurante local en uno de los pueblos que se encuentran a lo largo del canal.

Explore los pueblos y las esclusas a su propio ritmo
Carcasona, a 90 kilómetros desde Toulouse

La ciudadela de Carcasona

El destino más popular a lo largo del Canal du Midi es sin duda Carcasona, una ciudad fortificada medieval declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Incluso desde la distancia se puede admirar la impresionante silueta de la ciudadela, que se erige con orgullo sobre la colina de Aude. Los románticos torreones no son realmente de la Edad Media, pero fueron la creación de Viollet-Le-Duc. Este famoso arquitecto del siglo XIX también restauró la Catedral de Notre Dame. Las murallas, puertas y edificios de la ciudad, restaurados minuciosamente con su encanto de cuento de hadas, atraen a millones de visitantes a Carcasona todos los años.

“La impresionante silueta de la ciudadela se puede ver en la distancia”