KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El secreto de la naturaleza mejor guardado de Ruanda

Ruanda no es un destino especialmente conocido por sus safaris. Aquí se pueden contemplar búfalos, leopardos y elefantes, pero ya no hay leones ni rinocerontes en la zona. Sin embargo, hay un proyecto en marcha para reinsertar a estas especies. Muchas de las personas que van de safari no suelen tomar muy en serio el Parque Natural de Akagera, porque en él no se encuentran las Cinco Grandes especies de animales. Esto no tiene fundamento alguno, ya que posee una reserva natural sin igual.

Akagera es menos popular que los parques nacionales Masái Mara o del Serengueti, que se encuentran en sus países vecinos Kenia y Tanzania. Sin embargo, aunque la fauna que habita la reserva es menor, también es un lugar mucho más tranquilo. En él no se encontrará con ruidosos atascos de 4x4 repletos de personas que compiten por dar con un lugar desde el que entrever un león echando una siesta o una jirafa en busca de comida. Hacer un safari en Akagera conlleva viajar solo o acompañado por un guardia forestal. Busque tranquilamente las manadas de elefantes africanos de sabana y de búfalos cafre; puede que incluso divise un leopardo corriendo detrás de su presa.

Safari en solitario por Akagera

El Parque Nacional de Akagera, al este de Ruanda, abarca una superficie de 1200 km2. Aunque en su mayoría es sabana, también cuenta con lagos, praderas, colinas y marismas de papiro. El parque está habitado por grandes manadas de cebras, todo tipo de antílopes, papiones oliva, cercopitecos verdes, elegantes servales, hienas moteadas y chacales rayados. También merece la pena disfrutar de un safari nocturno, aunque solo sea para ver al gálago mayor marrón o al gálago moholi, de menor tamaño, que es un primate de ojos saltones y orejas largas y suaves.



En el parque nacional encontrará también una amplia variedad de hábitats, que atraen a un gran número de aves. Aquí podrá ver casi 500 especies diferentes de aves cantoras, acuáticas y rapaces, incluidas especies raras y en peligro de extinción, como el precioso bubú de los papiros y el divertido picozapato. El número de visitantes es relativamente bajo, lo cual le garantiza que verá más fauna que turistas.

“De noche, el pequeño gálago moholi de ojos saltones y orejas largas y suaves”

Un safari a tan solo tres horas de Kigali

Alojamiento al estilo «Memorias de África»

Un número menor de visitantes conlleva una oferta de alojamientos más modesta: de hecho, tan solo hay dos opciones. El Akagera Game Lodge, que linda con la sabana, dispone de 80 habitaciones y suites, un restaurante y una piscina con vistas al lago Lhema. El pequeño Ruzizi Tented Lodge, abierto recientemente, ofrece a sus huéspedes una experiencia al estilo «Memorias de África» en toda regla. Tiene capacidad para hasta 20 huéspedes en 9 tiendas de safari de lujo, con techos de madera, camas king size, baños y porches con vistas infinitas a la naturaleza circundante.