KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Pan de masa fermentada de San Francisco

Además del pescado, el cangrejo y el chocolate Ghirardelli, San Francisco también es conocido por otra tradición culinaria: el pan de masa fermentada. Un sabor ligeramente agrio, un interior suave y una corteza crujiente caracterizan a este clásico producto de la zona de la bahía. Aunque este pan puede comprarse en toda la ciudad, merece la pena desviarse un poco para adquirirlo en uno de los establecimientos más típicos.

La historia del pan de masa fermentada se remonta a los días de la fiebre del oro de California. Alrededor del año 1846, debido a la continua llegada de personas en busca de fortuna, la población de San Francisco aumentó de unos cientos a varios cientos de miles de habitantes. Esto incluía a la familia de panaderos franceses Boudin, que llegó en 1849. Utilizaban levadura natural y bacterias para hacer el pan, pero el resultado fue muy diferente al hornear el pan en el clima de San Francisco que al hacerlo en Francia. Había nacido un nuevo tipo de pan: el de masa fermentada.

San Francisco: la ciudad del pan de masa fermentada
San Francisco: la ciudad del pan de masa fermentada

San Francisco

Pan de los días de la fiebre del oro

La panadería Boudin fue la primera panadería en San Francisco en hacer pan de masa fermentada. Rápidamente se hizo muy popular y, todas las mañanas, la cafetería rebosaba de mineros que venían a disfrutar de un reconfortante desayuno antes de ir a buscar oro. La panadería Boudin aún existe y cuenta con varias sucursales en la ciudad y en otras partes. Todavía hornean el pan según la receta original de 1849.
Aunque las colas son siempre largas, muchos residentes de San Francisco afirman que para comprar el mejor pan de masa fermentada de la ciudad, tiene que ir a la panadería Tartine en el barrio de Mission. Los fines de semana, es normal que la cola dé la vuelta a la manzana. Son los propios habitantes de la ciudad los que siempre vuelven a esta panadería, lo cual dice mucho sobre la calidad. El pan se saca del horno a las 17 de la tarde y normalmente está todo vendido en una hora. La Acme Bread Company en el edificio Ferry también es un buen lugar para comprar pan de masa fermentada, recién hecho durante todo el día.

Boudin introdujo el pan de masa fermentada
Cuenco de sopa que se puede comer

Sopa en un cuenco hecho de pan

Los cuencos hechos de pan de masa fermentada también son muy populares. En una típica tarde desapacible de San Francisco, con viento, niebla y aire lleno de sal, nada entona mejor el cuerpo que una sopa caliente en un cuenco de pan. El cuenco de sopa está hecho de pan de masa fermentada, así que se puede comer hasta la última miga. Aunque la ciudad no inventó el cuenco de sopa comestible, es una especialidad culinaria de la región cuando se combina con sopa de almejas. Los restaurantes de la zona de Fisherman’s Wharf son los más recomendables para probar este plato.

Créditos de fotos

  • Boudin introdujo el pan de masa fermentada: Dan Dickinson, Flickr