KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Dónde comprar joyas en el Barrio de la Joyería

El Barrio de la Joyería, en Birmingham, es el mejor lugar para encontrar el recuerdo o regalo perfecto: alianzas clásicas, pulseras modernas de plata u oro, y otras alhajas resplandecientes. Durante generaciones, los joyeros de este barrio han diseñado las piezas de joyería artesanales más hermosas de Inglaterra. Además, cuanto más cerca se está del origen, más bajo es el precio.

El Barrio de la Joyería, al sur de Hockley, tiene cientos de edificios históricos. Las joyas lo invaden todo. Puede visitar el pintoresco Museo del Barrio de la Joyería: este taller original le transportará a una era pasada y le desvelará los secretos de los orfebres. Entrar en una joyería es por supuesto una actividad obligatoria. Admire las preciosas piezas hechas a mano y otras joyas deslumbrantes en las diferentes joyerías, así como en Vyse Street y Frederick Street.

El Barrio de la Joyería en Hockley
El Barrio de la Joyería en Hockley

Un paseo por la historia

En medio del bullicio de la ciudad se esconde un oasis de vegetación fascinante: St. Paul's Square. Esta plaza repleta de árboles es uno de los destinos preferidos para hacer picnic o relajarse en uno de sus patios y observar a las personas de compras. El principal punto de interés de la plaza es la iglesia de St. Paul, también conocida como la Iglesia del Joyero, que fue construida en 1779. Si aún le queda hueco en el estómago, la plaza tiene una amplia oferta gastronómica: desde «bangers-and-mash» (salchichas con puré de patata) en un pub inglés hasta curry picante en un restaurante indio.

El Museo del Barrio de la Joyería, que se encuentra bajando por Vyse Street, es, sin duda, uno de los lugares más genuinos de la zona. Anteriormente era el orfebre Smith & Pepper, hasta que sus dueños decidieron jubilarse en 1981. Simplemente salieron y cerraron la puerta con llave, después de colgar los monos de trabajo sucios y dejar los utensilios desperdigados por las mesas de trabajo. Su legado ha quedado reflejado en un museo de gran calidad, que narra la historia del Barrio de la Joyería a través de presentaciones y cachivaches auténticos.

“Los monos de trabajo sucios permanecen colgados de la pared, los utensilios están desperdigados: el Museo del Barrio de la Joyería es uno de los lugares más genuinos del barrio.”

Una jugada ingeniosa

En los siglos XVII y XVIII, el sector de la fundición en Birmingham experimentó un gran auge. Botones, tapones de botella, hebillas, imperdibles y juguetes de metal, todo lo que pueda imaginar se fabricaba allí. En 1780, el barrio también reunió a 26 orfebres. Con gran sagacidad, consiguieron hacerse un nombre: en 1845, un grupo de representantes se desplazó hasta el Palacio de Buckingham con una muestra de joyas para convencer a la reina Victoria de su valía como artesanos. Su esfuerzo fue recompensado, ya que el Barrio de la Joyería se convirtió en el mayor proveedor de joyas del Imperio Británico. A finales del siglo XIX, la ciudad tenía ya más de 700 talleres. Todavía hoy el 40 % de la joyería británica se fabrica en Birmingham.