KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Un espectáculo natural en las cataratas del Niágara

El estruendo del agua, una neblina que lo envuelve todo e innumerables arcoíris de colores: las cataratas del Niágara, en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, son un impresionante espectáculo natural. Esta sorprendente maravilla natural está a tan solo una hora y media en coche desde Toronto.

Las cataratas del Niágara realmente son 3 cataratas: las Cataratas de la Herradura, las Cataratas Estadounidenses y las Cataratas del Velo de la Novia. Con una altura media de 50 metros, no son las cataratas más altas del mundo, pero sin duda son las más potentes. Por estas cataratas cae más agua por segundo que en ninguna otra catarata del mundo. El Niágara no es solo un antiguo río; también es un estrecho pasaje del enorme lago Erie al lago Ontario, situado más abajo.

Una vista aérea de las Cataratas de la Herradura
Una vista aérea de las Cataratas de la Herradura

Toronto

El Maid of the Mist

Una de las atracciones favoritas de jóvenes y mayores es el Maid of the Mist. Desde 1846, este emocionante paseo en barco ha puesto a los visitantes cara a cara con la fuerza de las cataratas. La neblina del agua crea hermosas imágenes, especialmente en los días soleados en los que se pueden ver impresionantes arcoíris desde la cubierta. Independientemente del tiempo que haga, es buena idea llevar un impermeable: siempre "llueve" alrededor de las cataratas, salvo en invierno cuando el agua se congela temporalmente y los paseos en barco se suspenden.

La Torre Skylon

La Torre Skylon

Una atracción alternativa al Maid of the Mist son las vistas desde la Torre Skylon en la ciudad de Niagara Falls en la parte canadiense. La plataforma de observación es el lugar perfecto para ver la impactante magnitud de esta fuerza de la naturaleza: disfrute de las maravillosas vistas a 236 metros sobre las agitadas aguas. Al pie de la torre encontrará el Skylon Fun Center, que incluye un cine en 4D, tiendas y restaurantes.