KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La catedral de Santa Sofía, 1.000 años de historia

En el casco histórico de Kiev se encuentra la catedral de Santa Sofía. Este increíble edificio es uno de los monumentos más conocidos y más hermosos de Ucrania y fue declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. La construcción de la catedral, que se remonta al siglo XI, fue encargada por Yaroslav el Sabio, gobernador del Principado de Kiev en aquel momento.

Altas cúpulas verdes, hermosos frescos y mosaicos adornan la catedral de Santa Sofía. En el centro de la iglesia se encuentra un mosaico de la Virgen en oración. Los habitantes de Kiev creen que la ciudad seguirá existiendo mientras se conserve esta obra de arte. Sin embargo, no todas las obras de arte de la catedral son de naturaleza religiosa; también hay cuadros del príncipe Yaroslav y su familia, y diversos frescos de imágenes festivas de lo que entonces era Constantinopla.

Las cúpulas verdes de la catedral de Santa Sofía
Las cúpulas verdes de la catedral de Santa Sofía

Kiev

Cementerio y museo

En el siglo XI, la catedral también era utilizada como cementerio de los gobernadores del Principado de Kiev. Por eso en la década de 1980, el gobierno quiso devolver la catedral a la Iglesia Ortodoxa rusa. Sin embargo, distintos miembros del gobierno no estaban de acuerdo con la decisión y se llegó al acuerdo de abrir la catedral al público y transformarla en un museo. Además de los frescos y mosaicos, el antiguo comedor también exhibe objetos que se encontraron durante las excavaciones arqueológicas alrededor de la catedral. Los visitantes también pueden ver varios modelos a escala de la ciudad durante el periodo en que los tártaros invadieron Kiev.

Mosaico de la Virgen en la catedral de Santa Sofía
La catedral de Santa Sofía rodeada de nieve

“La catedral de Santa Sofía es uno de los monumentos más hermosos de Kiev”

Salvada de la destrucción

Desde su concepción original, la catedral ha sufrido muchos cambios. El edificio resultó dañado en numerosas ocasiones, especialmente en el siglo XIII cuando los tártaros conquistaron Kiev. Durante las distintas restauraciones, se añadieron con frecuencia nuevas habitaciones. Bajo la política antirreligiosa de la Unión Soviética de la década de 1930, se gestó un plan para demoler la catedral. Sin embargo, tras la lluvia de críticas recibidas de historiadores y del gobierno francés, los rusos reconsideraron su decisión. En la actualidad, parece imposible imaginar que este hermoso edificio fuese casi destruido.