KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Iglesia de San Miguel: el símbolo de Hamburgo

En Hamburgo hay muchas grandes iglesias, pero por encima de todas está la de San Miguel. 'Michel', como la llaman cariñosamente los habitantes de Hamburgo, se puede ver desde casi cualquier punto de la ciudad. Este símbolo de Hamburgo mide 132 metros. Aquellos que hagan el esfuerzo de subir a lo alto de su campanario se verán recompensados con las espectaculares vistas de Hamburgo y el puerto.

No importa si se encuentra navegando en el lago Alster o paseando por las calles del centro de Hamburgo, no podrá dejar de ver el techo de color verde menta de la Iglesia de San Miguel. ¡También es difícil ignorar sus sonidos! Todos los días a las nueve de la mañana y a las siete de la tarde, el famoso trompetero de ‘Michel’ toca un solo de trompeta desde el campanario. No se puede perder esta iglesia que ofrece tanto por descubrir. Siga la escalera de caracol para admirar el campanario más grande de Alemania, escuchar la fascinante música de órgano y descubrir criptas misteriosas.

Un lugar apacible en el río Elba

La Iglesia de San Miguel se encuentra en una de las zonas más bellas de Hamburgo, con vistas al puerto, el río Elba y el centro de la ciudad. Pero este enclave también ha estado marcado por la mala suerte, porque 'Michel' es el tercer templo que se construye aquí. La iglesia original del siglo XVII fue destruida por un poderoso rayo, y la segunda se incendió cuando se intentaba reconstruir en 1906. Poco después, comenzaron los trabajos para levantar el templo actual.

Al entrar, asegúrese de contemplar una imagen de cobre que muestra al Arcángel Miguel que observa sobre la puerta. La iglesia barroca tiene 5 órganos colocados en varios sitios. Aquellos que visiten la iglesia a medio día asistirán a un recital del organista durante un cuarto de hora.
 
Si quiere disfrutar de unas impresionantes vistas de Hamburgo, suba los 453 escalones hasta llegar al mirador. Se agradece el carrillón como punto de descanso a medio camino de la parte más alta de la torre; el reloj más grande de Alemania cuenta con la famosa Jahrtausendglocke (campana del milenio). Es fantástico subir a la torre por la noche para admirar las miles de luces titilantes que iluminan la ciudad.

+ Leer más

Órgano de la Iglesia de San Miguel

Ver en el mapa

Iglesia de San Miguel, Englische Planke 1, Hamburgo

Vistas del río Elba desde la iglesia de ‘Michel’

“Varios personajes famosos, entre los que se encuentra el hijo del compositor Bach, están enterrados en las tumbas de la catedral”

Bajar a la cripta

Aquellos a quienes no les gusten las alturas, pueden bajar a las criptas que hay bajo el templo. De 1762 a 1817, se enterró en estas criptas a muchos miembros de familias opulentas de la ciudad, de la comunidad parroquial y de gremios. Uno de ellos fue el famoso compositor Carl Philipp Emanuel Bach, hijo de Johann Sebastian Bach. Uno de los órganos del templo puede admirarse con una pared negra como fondo.

Créditos de fotos

  • Vistas del río Elba desde la iglesia de ‘Michel’: Chris Zielecki, Flickr