KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Exquisiteces callejeras

Los habitantes de Hong Kong adoran la comida. Los 11.000 restaurantes de la metrópoli están abiertos a cualquier hora del día. Esta ciudad también es la meca para disfrutar de todo tipo de tentempiés, desde los pasteles de nata portugueses hasta los rollitos de cebollino chinos y los sorbetes de durián, con un fuerte olor.

La gastronomía hongkonesa recibe influencias de todos los rincones del mundo y sus tentempiés no son una excepción. Muchas de las pastelerías están especializadas en la elaboración de tan sólo unos productos, y los hongkoneses no tienen ningún problema en dar un pequeño rodeo para hacerse con sus pasteles. Las personas se acercan con gusto hasta la frontera con Guangzhou para comprar el pastelillo de esposa perfecto, que fue concebido aquí. Por suerte, no deberá desplazarse tanto: Hong Kong esconde en cualquiera de sus rincones inconfundibles tentempiés.

Los pasteles de luna se pueden degustar de septiembre a octubre
Los pasteles de luna se pueden degustar de septiembre a octubre

Hong Kong

Horneados en Hong Kong

Son muchos los productos que se hornean en la ciudad. Los portugueses introdujeron sus pasteles de nata en el Lejano Oriente a través de Macao; se trata de unos pastelillos con un borde crujiente y un suave relleno de crema. Actualmente, Tai Cheon Bakery, en Hong Kong, elabora cientos de estos deliciosos pasteles a diario, cuyo sabor es incluso mejor cuando aún están calientes. Se trata de una pastelería muy conocida – se dice que el último gobernador británico fue uno de sus clientes habituales. Normalmente, suele haber cola, lo cual es siempre buena señal.

En las proximidades se elaboran también los pastelillos de esposa. Este tentempié, típico cantonés, está relleno de una pasta de almendras y melón blanco. Al hojaldre se le añaden cinco especias y, para sorprender a las papilas gustativas, el borde se espolvorea con semillas de sésamo. Asimismo, existen los famosos bollitos de piña, que no están rellenos de fruta: simplemente la parte superior de este pastel recuerda a una piña, de ahí su nombre. El sabor es delicioso, en parte gracias a la combinación de dos tipos de masas.

Tartaleta de huevo

Un postre a cualquier hora

Desde complejos pasteles de varias capas hasta sencillos caramelos: los habitantes de Hong Kong no se cansan de los dulces. Uno de los tentempiés más conocidos es el zumo de caña de azúcar, que se sirve en varias cafeterías. Esta bebida azucarada se elabora en antiguos molinos a partir de los tallos de la caña. Según los chinos, el zumo de caña potencia su sabor después de una comida picante. Uno de los sitios más recomendados para degustar postres dulces es Hui Lau Shan. Lo que empezó siendo una herboristería situada a las afueras del centro de la ciudad se ha convertido ahora en un imperio con más de 52 franquicias. El menú incluye una gran variedad de postres; el mango dulce estará en todas sus formas: desde helado hasta en pasteles.

Lucky Dessert, que también dispone de varias franquicias, sirve más variedad de frutas. Para su gelatina utilizan el durián, una fruta que desprende un fuerte olor pero que es increíblemente deliciosa. Y hablando de gelatinas: Kei Kee Dessert elabora los mayores postres con ella. Rellenan enormes tazas con cubos de gelatina, una mezcla de frutas y leche condensada. Las raciones son tan grandes que es probable que desee saltarse la cena antes de acudir a este local.

Tortitas con mango dulce