KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Un paseo por Lipscani, el barrio de moda

Ningún otro barrio de Bucarest ha sufrido tantos cambios en los últimos años como Lipscani. Hasta la década de 1980, esta parte del centro antiguo de la ciudad, que recibe el nombre de una de sus calles principales, se encontraba en un estado de grave deterioro. Actualmente, el barrio es el centro dinámico de la escena artística rumana y cuenta con una animada vida nocturna.

Entre las dos guerras mundiales, Bucarest era conocida como el «Pequeño París», pero el régimen comunista decidió demoler todo este barrio. Afortunadamente, no llegaron a destruirlo y hoy Lipscani es probablemente el barrio más interesante de la ciudad. Sus calles peatonales y están llenas de tiendas de moda, patios escondidos, anticuarios y muchas galerías de arte.

El renacimiento de un barrio

Las cosas han cambiado y los habitantes de Bucarest lo saben muy bien. Durante siglos, Lipscani fue el dinámico centro comercial de la ciudad. Los nombres de las calles aún hacen referencia a los diferentes gremios que trabajaban aquí: orfebres, zapateros o curtidores. Sin embargo, después de la Segunda Guerra Mundial, cuando asumió el poder el partido comunista, el «Pequeño París» fue desvaneciéndose. El centro histórico dejó de ser un lugar seguro bajo la dictadura de Ceaușescu, pero Lipscani logró sobrevivir. El barrio no salió totalmente indemne, pero muchos de sus edificios han sido restaurados y han recuperado su antiguo esplendor. Por sus aceras, que en su día fueron hogar de perros callejeros y niños harapientos, ahora se pasean elegantes mujeres que acuden a las inauguraciones de las galerías de arte. Los teatros underground han ocupado los edificios atestados de grafitis y los bares y restaurantes se multiplican rápidamente. Se trata de una zona con un ambiente muy relajado, sin la pretenciosidad de los clubes de otras zonas de la ciudad.

Lo antiguo y lo nuevo se unen en armonía
Una noche maravillosa en Lipscani

Caru' cu Bere

La hostelería de Bucarest no se caracteriza por su atención al cliente. Por ejemplo, el restaurante Caru’ cu Bere en Strada Stavropoleos, incluso tenía fama por su pésimo servicio. Sin embargo, la gente sigue yendo porque este local tiene mucho que ofrecer: un interior magnífico, una sala de baile y una excelente cerveza casera. Por suerte, estos aspectos no han cambiado pero, en el nuevo milenio, el servicio ha mejorado significativamente. En el exterior cuelga un cartel que dice: «Probablemente el mejor restaurante de Bucarest».

+ Leer más

La mejor cervecería de Bucarest

Ver en el mapa

Strada Stavropoleos 5

Créditos de fotos

  • Lo antiguo y lo nuevo se unen en armonía: Radu Bercan, Shutterstock
  • Una noche maravillosa en Lipscani: joyfull, Shutterstock
  • La mejor cervecería de Bucarest: George M. Groutas, Flickr