KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Pasear por el National Mall

El National Mall (o Explanada Nacional) suele considerarse el corazón político de los Estados Unidos. Esta gran explanada verde en el centro de Washington D.C. está rodeada por imponentes monumentos, icónicos edificios gubernamentales e impresionantes museos. Este es el lugar donde Washington realmente cautiva, impresiona y muestra todo su poder.

En 1791, el Presidente George Washington encargó al arquitecto franco-estadounidense Pierre Charles L'Enfant que diseñara la capital de Estados Unidos en un área de unos 22 kilómetros cuadrados. L’Enfant quería crear un “gran bulevar” entre el Capitolio de los Estados Unidos y el lugar donde hoy se erige el Monumento Washington. En 1901, el Senador James McMillan inició el Plan McMillan, una extensión del plan de L’Enfant para crear el National Mall tal y como lo conocemos hoy.

“I Have a Dream” (“Tengo un sueño”)

A los pies del Presidente Lincoln

Con casi 3 kilómetros de largo, el National Mall se extiende desde el Monumento a Lincoln hasta el Capitolio. El mejor lugar para comenzar su recorrido es lo alto de la escalera del Monumento a Lincoln. Desde aquí, obtendrá la mejor vista del Mall. El Monumento Washington se refleja bellamente en la Reflecting Pool mientras a lo lejos se aprecia la cúpula del Capitolio. Fue en estos escalones donde Martin Luther King ofreció su famoso discurso “I Have a Dream” (“Tengo un sueño”) en 1968. Dentro del monumento se encuentra una estatua de casi 6 metros de altura del Presidente Abraham Lincoln. Desde su posición, parece admirar las impresionantes vistas de Washington.

Una colección de increíbles museos

Un paseo por el Mall puede llevar casi un día entero, no tanto por la longitud de esta explanada verde, sino por las docenas de museos que la flanquean. A lo largo del Mall se encuentran 10 museos Smithsonian. Todos ellos son importantes, de modo que a no ser que disponga de varios días, deberá limitarse a visitar dos o tres. El Museo Nacional de Historia Estadounidense es imprescindible. Este museo alberga cientos de años de historia estadounidense: desde el sombrero de copa de Lincoln a la primera Game Boy de Nintendo. Uno de los elementos más valiosos data de 1813, la primera versión de la bandera tachonada de estrellas, la bandera estadounidense. Esta gigantesca bandera inspiró a Francis Scott Key al escribir la canción que finalmente se convertiría en el himno estadounidense. Otra elección muy recomendable es el Museo Nacional de Historia Natural. La colección ofrece desde salas llenas de dinosaurios hasta el diamante Hope: todos encontrarán aquí algo que les fascine.

Banderas alrededor del Monumento Washington

El Monumento Washington: el punto central

En el corazón del Mall se encuentra el Monumento Washington. Este obelisco es el punto más alto de Washington D.C. Existen cuatro puntos importantes alineados con este monumento: el Monumento a Lincoln al oeste, la Casa Blanca al norte, el Capitolio al este y el Monumento Jefferson al sur. El pilar se encuentra rodeado de 56 banderas estadounidenses que representan los 50 estados además de Washington D.C. y los 5 territorios estadounidenses que incluyen Puerto Rico y las Islas Vírgenes. Se puede coger el ascensor para subir a la cima del monumento, pero es necesario reservar las entradas con anterioridad.