KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Paseando por el Vieux-Montréal

Vieux-Montréal (Viejo Montreal) es el principal punto de interés de la ciudad de Montreal. Carruajes de caballos que pasan traqueteando, adoquines de siglos de antigüedad y antiguas farolas: sumérjase en el ambiente romántico y nostálgico de esta ciudad canadiense. Esta parte de la ciudad está llena de monumentos históricos y decenas de tiendas y restaurantes. Vieux-Montréal es una visita obligada para todos los turistas.

La historia de Montreal se remonta al año 1642, cuando los franceses desembarcaron en las orillas del río St. Lawrence y fundaron aquí un asentamiento. La ciudad se convirtió en un animado centro de comercio y bien entrado el siglo XIX se convirtió en el centro financiero y comercial de Canadá. El centro económico de Montreal se ha trasladado desde entonces al centro de la ciudad, pero Vieux-Montréal sigue cautivando a los visitantes con su encanto y atractivo europeo.

La impresionante Place d'Armes

Arquitectura en la Place d'Armes

Una de las tres principales plazas del casco antiguo, la Place d’Armes, es el animado corazón de Vieux-Montréal. La plaza está rodeada de edificios de interés histórico, como el edificio New York Life Insurance, el primer rascacielos de la ciudad. En 1888, este edificio de ocho pisos era el más alto de Montreal. Otra construcción impactante es el edificio Aldred de 1929 con una arquitectura típica Art Déco. Los elementos escalonados de la torre no son una coincidencia: según las leyes en aquel momento, los edificios de las calles de Montreal no podía superar los 33 metros de alto. Pero echando atrás la fachada, el arquitecto sorteaba esta regla y podía construir mucho más alto. Esta ley pretendía permitir que la luz llegase a todos los lugares de la ciudad y explica por qué muchos edificios de aquella época tienen ese diseño de "tarta de boda".

Conduciendo un carruaje a lo largo de la iglesia

La Place d'Armes también alberga uno de los monumentos emblemáticos de Montreal: la Basílica de Notre-Dame. Esta catedral se considera una de las iglesias más hermosas de Norteamérica. El edificio neogótico fue inaugurado en 1829 para sustituir a la vieja iglesia que estaba allí antes. Los múltiples elementos azules y dorados del increíblemente hermoso interior están inspirados por la Sainte-Chapelle de París. Desde la plaza, se puede explorar fácilmente Vieux-Montréal, pero es aún más divertido dar un paseo en calèche, un antiguo carruaje tirado por caballos. Puede dar paseos de media hora y de una hora.

El puerto de Montréal

Paseando por Quais du Vieux-Port

Diríjase a Quais du Vieux-Port para dar un agradable paseo, visitar un museo o tomar algo en una terraza. El viejo puerto de Montreal es una de las partes más animadas de la ciudad. Los patinadores y los ciclistas se deslizan a gran velocidad por el muelle y hay decenas de restaurantes. Los niños también pueden disfrutar de atracciones como el cine 3D IMAX y el Centro de las Ciencias de Montreal. En invierno hay una enorme pista de patinaje con una bonita iluminación nocturna.

Créditos de fotos

  • La impresionante Place d'Armes: meunierd, Shutterstock
  • El puerto de Montréal: Massimiliano Pieraccini, Shutterstock