KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Cena elegante en la Casa Danzante

La Casa Danzante (Tančící dům) es el edificio contemporáneo más famoso de Praga, una ciudad conocida principalmente por su arquitectura histórica. El renombrado restaurante Céleste se encuentra en los pisos superiores de esta atrevida estructura sobre el río Moldava. Los comensales pueden cenar rodeados de estilo y con un impresionante panorama de Praga de fondo.

Este extraordinario edificio de oficinas también recibe a veces el nombre de «Fred y Ginger» por la famosa pareja de bailarines Fred Astaire y Ginger Rogers, pues cualquiera que observe las curvas y pliegues del edificio desde la distancia verá sin duda la figura de una pareja moviéndose con soltura. Aunque este elegante edificio ultramoderno se topó en un principio con la resistencia de los habitantes de Praga, la Casa Danzante ha encontrado finalmente su lugar en la ciudad y es un destino popular para los aficionados tanto de la arquitectura como de la comida francesa. El menú del lujoso Céleste, en el piso superior, conmina a que sus clientes pasen la noche cenando con Praga a sus pies.

Un símbolo de libertad en movimiento

Este elegante edificio «danzante» tiene una historia excepcional. La parcela estuvo vacía durante décadas después de ser arrasada por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. En los turbulentos años ochenta, el arquitecto checo-croata Vlado Milunić vivió en el edificio colindante, y fue vecino del disidente Václav Havel, quien más tarde se convertiría en el líder de la Revolución de Terciopelo y presidente de la República Checa. Cuando Milunić contó a Havel sus planes de construir un edificio moderno en el solar, éste apoyó la idea desde el principio, pues esperaba que el edificio se convirtiese en un centro cultural.

Havel encontró un banco holandés dispuesto a financiar la construcción, pero el banco condicionó su respaldo a que se contase con la ayuda de otro arquitecto. La elección recayó sobre el canadiense Frank Gehry, que empezó partiendo de los planos de Milunić y elaboró el proyecto final en 1996. No todo el mundo quedó complacido con esta creación asimétrica en medio del centro histórico de Praga, pero para muchos el edificio pasó a simbolizar el reconocimiento de la libertad, la democracia y la arquitectura moderna mundial.

“«Para muchos, el diseño asimétrico simboliza la libertad, la democracia y la arquitectura moderna mundial.»”

Vista panorámica de Praga

Especialidades francesas en un marco panorámico

Para disfrutar de este extraordinario edificio al máximo, empiece la noche en el lujoso bar de cócteles del restaurante Céleste que se encuentra en la planta baja, donde crearán para usted bebidas clásicas y modernas en un abrir y cerrar de ojos. A continuación, tome el ascensor hasta el último piso y escoja una mesa, a ser posible junto a la ventana. Mientras disfruta de especialidades francesas como la langosta o el pot au feu, tendrá unas magníficas vistas del castillo, del río Moldava y de los tejados rojos del viejo distrito de Malá Strana. Naturalmente, también puede degustar una selección de excelentes vinos y champañas franceses. En verano, el panorama de Praga es aún más espectacular desde la azotea.
En el restaurante Céleste

Créditos de fotos

  • Vista panorámica de Praga: Celeste Restaurant
  • En el restaurante Céleste: Celeste Restaurant