KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Entornos de azúcar por el río Surinam

Gracias a la conocida novela de Cynthia McLeod “¿Cuánto cuesta el azúcar?”, la historia colonial de Surinam ha obtenido fama internacional. Durante siglos, cientos de miles de esclavos eran obligados a trabajar en muchas de las plantaciones de azúcar por el distrito de Commewijne y el río Surinam. Varias agencias de viajes locales organizan visitas de un día a emplazamientos históricos de la antigua cultura azucarera.

Rust & Werk (Descanso & Trabajo), Goede Vrede (Buena Paz), Concordia… muchas de las plantaciones de los siglos XVII y XVIII de Surinam tenían nombres románticos que ocultaban un mundo de sufrimiento y opresión. En el momento álgido de la esclavitud, había más de 500 plantaciones de esclavos en la colonia holandesa. Al principio, solamente se cultivaba el azúcar y posteriormente el té y el cacao. El museo Fort Zeelandia proporciona información de este periodo oscuro. Visitar algunas de estas antiguas plantaciones del barrio de Commewijne es incluso más impresionante.

Plantación Concordia

Una de las plantaciones que se visita en las visitas organizadas en barco o en bici es la antigua plantación de caña de azúcar Concordia. El terreno está muy descuidado y desprende una atmósfera misteriosa. Pero bajo viñas y plantas salvajes se puede vislumbrar los restos de un molino de agua de la fábrica de azúcar del siglo XIX. La mayoría de los guías cuentan historias fascinantes sobre la fuerte y peligrosa cosecha de caña de azúcar. El trabajo en la fábrica de azúcar era muy peligroso, con muchos accidentes graves provocados por el vapor o el almíbar caliente. Las antiguas plantaciones de la colonia se ubicaban en la parte superior del río Commewijne.

Barco taxi en el río Commewijne

Herencia industrial en Mariënburg

Un terrateniente holandés inauguró Mariënburg en 1745. En primer lugar, se cultivaba caña de azúcar y posteriormente té. Cuando llegaron malos tiempos para la plantación en el siglo XIX, fue absorbida por la Dutch Trading Company. En 1882, la Dutch Trading Company estableció aquí una fábrica de azúcar central, produciendo azúcar en bruto al por mayor hasta la década de los 60. Una vía férrea de 60 kilómetros transportaba la caña de azúcar de las plantaciones colindantes. Los visitantes podrán admirar las viejas vías y los componentes de la fábrica, así como el tren de vapor oxidado entre la vegetación. Muchos de los trabajadores hindustaníes y javaneses empleados en la fábrica hasta finales del siglo pasado aún viven aquí. Algunos antiguos empleados realizan visitas guiadas y reviven la antigua época, mostrando fotografías en blanco y negro y contando anécdotas personales en neerlandés e inglés.

La antigua fábrica de azúcar de Mariënburg

El Surinaamsch Rumhuis

La mayoría del azúcar producido en las plantaciones coloniales se enviaba a Europa. Sin embargo, una pequeña parte se enviaba a las destilerías locales, donde se convertía en ron. La empresa SAB, famosa en Paramaribo por su Borgoe 82 (ron añejo) y Black Cat (ron blanco) es la última destilería de ron en activo de Surinam. En la fábrica encontrará el

Surinaamsch Rumhuis

, un pequeño museo que organiza visitas guiadas. Tras explicar la historia y el proceso de producción, los visitantes podrán probar diferentes variedades de ron. Es hora de disfrutar de las vistas del río Surinam mientras disfruta de un delicioso cóctel de ron.

“Tómese un cóctel de ron mientras disfruta de las vistas del río Surinam”

Créditos de fotos

  • Barco taxi en el río Commewijne: David Stanley, Flickr
  • La antigua fábrica de azúcar de Mariënburg: David Stanley, Flickr