KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Surf, esnórquel y sol

Ondulantes palmeras, playas de arena dorada y un mar azul tropical: no es lo primero que nos viene a la mente cuando pensamos en China. Después de todo, el gigante asiático no suele ser un destino de playa. Al menos, eso es lo que piensan muchos visitantes. Nada más lejos de la realidad.

En función de cómo se mida, la abrupta costa china se extiende entre 14.000 y 30.000 km. Aquí podrá encontrar innumerables playas, desde las más cercanas a Pekín, en el norte, hasta las paradisíacas playas del mar de China Meridional. ¡Así que no se olvide el bañador!

Playa en la isla de Wuzhizhou
Playa en la isla de Wuzhizhou

Relajación en el norte

En los alrededores de Dalian, en la costa nororiental, hay muchas playas apartadas, a menudo entre impresionantes formaciones rocosas. Se trata de un lugar perfecto para relajarse cuando visite Qingdao, una metrópolis situada al otro lado del mar. La playa más bonita de Dalian es Bangchuidao. Solo llegar hasta allí ya merece la pena, ya que las colinas cercanas están repletas de cipreses y pinos. Cuando llegue, se encontrará con una playa muy limpia desde la que se divisa una isla desierta a la que se puede llegar fácilmente nadando. El hotel, del mismo nombre, se encuentra en un rincón de la bahía y es tan romántico como los alrededores.

La escarpada costa de la zona de Dalian

Ruletas junto a la arena

Macao fue la primera y última colonia portuguesa en el este asiático. El archipiélago se ha convertido en un famoso destino turístico, especialmente debido a sus casinos y a la herencia portuguesa. Macao es una ciudad de avenidas mediterráneas, catedrales y fortalezas, que aún se siente marcadamente portuguesa. La más meridional de las tres islas, Coloane, también es la más tranquila. Hay dos playas a los pies del Alto de Coloane. La dorada arena de Cheoc Van es ideal para los que adoran tumbarse al sol, mientras que la arena negra de Hac Sa, un poco más alejada, es menos fotogénica pero igualmente popular, sobre todo gracias a los numerosos bares situados a lo largo de sus 4 kilómetros de longitud. Aquí se encuentra el Restaurante Fernando, un establecimiento de pescado y marisco con las mejores vistas de Macao. ¿Qué más se puede pedir?

Vista de Coloane

Hainan: el Hawái de China

La isla de Hainan es la zona más meridional de China. Se encuentra aproximadamente a la misma latitud que las islas Hawái, a las que se asemeja considerablemente. Sanya, una ciudad al sur de la isla, es conocida por tener las únicas playas verdaderamente tropicales de China, con cocoteros en la que probablemente es la arena más blanca de todo el país. Las bahías de Dadonghai y Yalong cuentan con complejos turísticos tan lujosos que algunas residencias tienen su propia piscina. Si decide explorar el mar de China Meridional con un esnórquel, descubrirá un maravilloso mundo subacuático de corales rojos, peces tropicales, maravillosas conchas y tortugas gigantes.

Sanya, el paraíso de China

Créditos de fotos

  • La escarpada costa de la zona de Dalian: dmytrok, Flickr
  • Vista de Coloane: Olaer / Elmer Anthony, Flickr