KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Tai O: el pueblo pesquero

En Hong Kong se erigen rascacielos relucientes y centros comerciales imponentes. Resulta difícil imaginar que, hace 150 años, esta metrópoli no fuese más que un pueblo pesquero. Los pescadores vivían allí en unos palafitos, que se mantenían sobre el agua gracias a unos pilares, y pescaban para alimentar a sus familias. Actualmente es posible ver aquel modo de vida en el pueblo pesquero Tai O.

Hong Kong esconde una diversidad mayor de la que muestran las fotografías. Tai O se encuentra en el extremo occidental de Lantau, la isla más grande de la zona. La carretera cruza colinas deshabitadas y preciosas playas. Puede que, debido a su alejada situación, este pueblo pesquero apenas haya cambiado durante el último siglo. Los botes de pesca, pintados con los colores del arcoíris, se atan a los pilotes sobre los que fueron construidas las casas. Los pescadores venden sus capturas sobre tablas dispuestas entre las casas. Parece casi como si las tiendas no existieran.

Habitantes de las casas en la costa

Antes de construir los palafitos, los habitantes de Tai O residían en botes de madera. Los tankas, o personas de los botes, pasaban el día faenando en el mar; la mayoría de ellos no tenía ni calcetines ni zapatos. Preocupados por los tifones que sacudían la región, cada vez más habitantes de los botes comenzaron a construir sus casas en la costa. Hacia principios del siglo XX, Tai O y su mercadillo callejero se asentaron. Podrá obtener más información acerca del pueblo y sus gentes en la biblioteca del hotel Tai O Heritage. Un museo privado en Wing On Street expone múltiples fotos que le transportarán aún más lejos en el tiempo.

Barco pesquero

Una noche de antaño

Hubo un tiempo en el que las aguas de Lantau estuvieron infestadas de piratas. Para proteger a los habitantes de la isla de esta amenaza, se construyó una comisaría en una colina sobre la costa en 1902, cerca de Tai O. Transcurrido más de un siglo, esta comisaría se ha restaurado y se ha transformado en un hotel boutique. Aunque el hotel Tai O Heritage cuenta con tan sólo nueve habitaciones, decoradas con un estilo elegante y contemporáneo, los cañones, faros y celdas restauradas recuerdan los tiempos pasados. Para más información, visite www.taioheritagehotel.com.

Tai O Heritage Hotel
El arco de un bote de dragón

Para ahuyentar a los espíritus del agua

Una vez al año, los pescadores de Tai O salen a navegar por los canales en sus sampans (botes de madera) para ahuyentar a los espíritus del agua. Durante el desfile, los botes están decorados con iconos sagrados sacados de templos cercanos. Los hombres dirigen los botes por los canales mientras que los habitantes de los palafitos queman sus ofrendas en papel. Los pescadores devuelven los iconos a sus templos antes de la hora de comer, momento en el que finaliza el festival. El festival del bote del dragón tiene lugar cada año, hacia el mes de junio.

+ Leer más

Ver ubicación en el mapa

Tai O, Isla de Lantau, Hong Kong

Créditos de fotos

  • Tai O Heritage Hotel: Sloane Kelley, Flickr
  • El arco de un bote de dragón: Marco Yan Kit Shek, Thinkstock