KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Con los niños a conocer a Vicky el vikingo

Un tranquilo paseo en barco desde Estocolmo le lleva al asentamiento vikingo mejor conservado de Escandinavia, situado en la isla de Björkö, en el lago Mälaren. Lo que convierte a Birka en un lugar tan fascinante son sus ruinas y su enorme cementerio, por no mencionar las innumerables actividades para niños, desde tiro con arco a navegar en un barco vikingo.

«Birka es uno de los ejemplos más completos y mejor conservados de un centro de comercio vikingo de comienzos de la Edad Media», afirma la organización UNESCO de la ONU para explicar por qué Birka ha sido incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad. Los restos del asentamiento más antiguo de Suecia pueden visitarse en la pequeña isla de Björkö (a dos horas en barco desde Estocolmo). Fundado en el año 790, Birka fue un próspero centro de comercio durante dos siglos y fue abandonado alrededor del año 980. En 1931 comenzaron las excavaciones para su recuperación y actualmente es un popular destino turístico.

Patrimonio de la Humanidad para niños: el asentamiento vikingo de Birka
Patrimonio de la Humanidad para niños: el asentamiento vikingo de Birka

Estocolmo

Plata de Arabia y perlas de Rusia

En los libros y en las películas, los vikingos suelen ser unos personajes toscos, bárbaros y sanguinarios. Sin embargo, las excavaciones de Björkö nos muestran una cara muy diferente de la vida vikinga. Birka era uno de los centros de comercio más activos de Europa, donde los artesanos producían cristalería, ropas y joyas, mientras en el puerto hacían transbordo mercancías como la plata de Arabia, las perlas de Rusia o la piel de foca de Laponia. En la vecina isla de Adelsö, el rey vikingo Björn del asentamiento de Hovgården gobernaba a sus 1.000 súbditos. El asentamiento fue abandonado hacia finales del siglo X. Entonces, Birka cayó en el olvido y no volvió a ser «descubierto» hasta mil años después.


Los niños no se aburrirán en este lugar. Unos guías disfrazados ofrecen información y explicaciones sobre las ruinas, incluidos los cimientos de un fuerte y los restos de una muralla. En el museo, podrá admirar restos arqueológicos y modelos a escala que le ayudarán a hacerse una idea de la vida en la época de Vicky el vikingo. En una parte de la isla se han reconstruido barcos y casas de madera, donde herreros, tejedores y otros artesanos ofrecen demostraciones de sus oficios y se recrean batallas y otros acontecimientos.

“El rey vikingo Björn gobernó a sus 1.000 súbditos desde el asentamiento de Hovgården”

Isla de Björkö

En barco a la isla vikinga

Hay varias formas de llegar a Björkö. La más sencilla es en barco (de mayo a septiembre), que le permite pasar unas 3 horas en la isla. No se preocupe, no se aburrirá. La verde isla de Björkö también es perfecta para pasear entre los árboles o zambullirse en el lago. Además, cuenta con un restaurante que sirve comidas y bebidas, y una zona de mesas exterior.

La verde isla de Björkö

Créditos de fotos

  • Isla de Björkö: AleGranholm, Flickr
  • La verde isla de Björkö: Britt-Marie Sohlström, Flickr