KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Un té en Hong Kong

China es la cuna del té. Y, como es natural, esta sofisticada bebida es un fenómeno de masas en Hong Kong. El té se sirve en prácticamente cualquier ocasión: con un desayuno compuesto por tentempiés al vapor, durante una reunión de negocios o en una cena elegante. Las teterías son la quintaesencia en la que se dan cita una amplia variedad de tés, celebraciones y personas.

La mayoría de habitantes de Hong Kong comienza el día en el restaurante del barrio con un periódico y un bol con dos piezas: una taza de té con dos piezas de dim sum. Los ancianos departirán un rato con el resto de residentes y lo más probable es que acudan con sus jaulas desde casa. La influencia británica en la cultura del té es especialmente notoria a la hora de comer. Mientras que en el resto de China se alaba la sutileza de los sabores del té puro, los habitantes de Hong Kong le añaden una pizca de leche condensada.

Armonía en una taza

Según cuenta la leyenda, el emperador Shennong fue el primero en descubrir el té mientras buscaba plantas medicinales por el suroeste de China, hace unos 4.700 años. Al principio, las hojas se masticaban en vez de utilizarse para elaborar la bebida, pero esta tendencia fue cambiando con el paso de los siglos. Se concibió una fascinante costumbre para el té en China, la cual decía, por ejemplo, que los bebedores de té debían estar en perfecta armonía con su entorno. Por ese motivo, las teterías diseñaron jardines con preciosos accesorios de decoración, agua y piedras.

Son muchos los poemas, historias y pinturas que hacen referencia al arte de beber té y, actualmente, resulta que existe un sinfín de variedades de té. Los tés chinos se pueden clasificar en seis categorías, entre las que se incluyen el verde, negro, blanco y oolong. Podrá aprender todo esto en el Museo de Utensilios para el Té, que expone el juego de té más antiguo del mundo y otros objetos fascinantes que merece la pena ver. Asimismo, el museo proyecta varios documentales interesantes. Después de visitar la exposición, le recomendamos que vaya a la tetería que se encuentra bajo el museo y que deguste las diferentes variedades, hasta quedar saciado.

Una tetera y té, listos para una celebración

La flor del té en el parque de la ciudad

Aunque todos los restaurantes chinos de la ciudad sirven té, prepararlo bien no es sencillo. Eche un vistazo en las teterías de Hong Kong. En LockCha Tea House, en Hong Kong Park, por ejemplo, donde los estanques y árboles se ciñen a la costumbre, los dueños elaboran más de cien categorías de té con plena dedicación y precisión. En la carta abundan las tradicionales variedades de té verde, blanco y Pu-erh, así como tés de flores poco convencionales. Pruebe el té «Love at first sight» (amor a primera vista). Este té se sirve en un vaso con forma de pelota y eclosiona en el agua como un ramo de jazmines. ¡Magia pura!

+ Leer más

Té «Love at first sight» en LockCha

Ver situación en el mapa

Lockcha Tea House, G/F KS Lo Gallery, Hong Kong Park, Admiralty, isla de Hong Kong