KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Tête d’Or, un parque urbano fuera de lo normal

Tanto si está en pleno verano o en invierno, si viaja a Lyon sin duda debe dar un paseo por el Parc de la Tête d'Or. Este parque, de 120 hectáreas, es uno de los parques urbanos más grandes de Francia y ofrece un gran número de actividades y atracciones. ¿En cuántos parques puede encontrar antiguos tiovivos, cebras y plantas carnívoras?

En cuanto cruza la puerta de entrada, de oro y plata, se dará cuenta de que la Tête d’Or, establecido en una antigua ciénaga en una orilla del Ródano, no es simplemente un bonito jardín, sino más bien un parque inmenso. Amplios bulevares recorren los espaciosos céspedes, y el estanque central con sus islas, tiene la misma medida que un lago de tamaño medio. Corredores, ciclistas, skaters y oriundos que vienen a hacer picnic: es el sitio perfecto para relajarse, y el mejor lugar donde relacionarse con los locales.

Animales y plantas exóticas

No parece coincidencia que esta ciudad, de arraigadas tradiciones culinarias (y platos hipercalóricos), albergue un parque donde le apetezca pasar el tiempo al aire libre. La gran superficie de césped evoca la misma energía que Central Park, que también data del 1857. Una forma excelente de explorarlo es con Vélo'V, las bicis de la ciudad, aparcadas en casi cualquier esquina de Lyon. Otra opción es dar una vuelta en la barca de remos, hidropedales o en una de esas bicis familiares con una sombrilla.

Lo más conocido de la Tête d’Or son los rosales, el zoo y el jardín botánico, donde la entrada es gratuita. El Jardín Botánico es especialmente agradable, con un bello naranjo y los invernaderos monumentales del siglo XIX. El invernadero más antiguo, la Serre Hollandaise, contiene una gran colección de plantas carnívoras. En el jardín también encontrará bellas plantas, como los nenúfares.

Aquellos visitantes que prefieran la fauna a la flora, deben visitar el zoo histórico. Como el resto del parque, el zoo se construyó hace más de 150 años y acoge elefantes, cebras, tigres, leopardos y anacondas. Hace unos años se creó una sabana africana donde más de cien animales pueden moverse libremente.

+ Leer más

Ver en el mapa

Parc de la Tête d'Or 69006 Lyon

Nenúfares en el Jardín Botánico

Diversión infantil

Además del zoo, la Tête d’Or ofrece muchas atracciones para niños. Visite los dos tiovivos antiguos, con figuras pintadas a mano, los antiguos karts y botes eléctricos donde puede navegar. Otra atracción única es el teatro de marionetas del parque, el Théâtre de Guignol. El personaje Guignol, uno de los principales personales de los espectáculos franceses de marionetas, se crearon en Lyon en torno al 1800.

Jirafas en el zoo gratuito de La Tête d’Or