KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La antigua ágora de Atenas

El ágora era el corazón de la antigua Atenas, el punto de encuentro de toda la actividad comercial y social. Allí era donde Sócrates filosofaba, donde se inventó la democracia en las letrinas y donde se construyó el primer centro comercial hace 2000 años. Pasee entre las ruinas de la fascinante historia del ágora de Atenas.

Los atenienses se reunían en el ágora no solo para comerciar sino también con motivo de las elecciones democráticas, representaciones teatrales, competiciones deportivas, desfiles militares y ceremonias religiosas. La plaza estaba decorada con esculturas, monumentos y fuentes, y rodeada por los edificios públicos de la ciudad: el parlamento y el senado, el tribunal, la casa de la moneda, varios templos y la iglesia donde el apóstol San Pablo predicó el Evangelio.

El primer centro comercial del mundo

Al igual que la mayoría de las ruinas en otras ciudades, el ágora ateniense puede resultar un poco confusa. No es fácil orientarse a través de los edificios e imaginar cómo serían las cosas hace 2.000 años. La Estoa de Átalo, construida originariamente por el rey Átalo II de Pérgamo hacia el año 150 a.C., requiere menos imaginación. La columnata de piedra caliza y mármol tiene 20 metros de ancho, 115 metros de largo y cuenta con dos pisos. El edificio era un mercado con 42 puestos (el primer centro comercial del mundo) y era el edificio más grande de la Antigua Grecia. En el siglo III d. C. la estoa fue destruida por completo cuando los herulianos asaltaron Atenas. El edificio fue reconstruido en la década de 1950 y ahora alberga el Museo del Ágora.

“La columnata de 20 por 115 metros era el espacio destinado al mercado.”

Arcos en la biblioteca

El plano del ágora

Gracias al modelo a escala que existe en el museo, es posible hacerse una idea de las formas y las funciones de los edificios contiguos. Solo quedan los cimientos de la Estoa de Zeus, donde Sócrates expuso sus enseñanzas filosóficas. La misma suerte han corrido otros edificios como el bouleuterión (donde se reunían los 500 miembros del senado) y el circular tolos (la sede del gobierno). Los conciertos se celebraban en el odeón y las termas se usaban para bañarse. El único edificio que aún es reconocible es el hefestión: es el templo griego antiguo mejor conservado.

Bustos griegos antiguos en el museo

Créditos de fotos

  • Bustos griegos antiguos en el museo: Ciarán Ryan, Flickr