KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El faro de Budapest

El Castillo de Buda es una presencia permanente para aquellos que paseen por las orillas del Danubio. Erigiéndose sobre una colina de la ciudad, los infinitos edificios del castillo y los encantadores monumentos hacen de este impresionante palacio uno de los puntos más bellos de todo Budapest. El barrio del castillo es el casco histórico de Buda, un agradable lugar.

Mansiones barrocas del siglo XVIII se dan cita en las calles adoquinadas. Los omnipresentes arcos góticos le llamarán la atención. El Castillo de Buda ofrece bellas vistas, como el antiguo palacio real, el romántico Bastión de los Pescadores y la impresionante Iglesia de Matías. Hay diferentes formas de llegar allí. Una buena opción es coger el funicular al final del Puente de las Cadenas hasta el castillo. También puede ir andando: de camino podrá pararse a recuperar el aliento en muchos bellos parajes, mientras admira las vistas del Danubio y de la ciudad.

Maravillas en la Colina del Castillo

En el lado sur de la Colina del Castillo encontrará el Palacio Real, con su característica cúpula de cobre verde. En el siglo XIII sirvió de fortaleza de los reyes húngaros y los habitantes de Buda. Mientras que el interior del palacio resultó ileso de los devastadores fuegos y guerras, el palacio lleva restaurándose desde 1946. Actualmente este majestuoso edificio alberga dos museos: El Museo Histórico de Budapest y la Galería Nacional Húngara.

En la Iglesia de Matías, en el centro del Distrito del Castillo, se coronaba a los reyes húngaros hasta 1916. Este edificio original del siglo XIII se ha adaptado periódicamente a las tendencias arquitectónicas de la época. Incluso fue convertido en una mezquita por los Otomanos, que gobernaron Buda durante los siglos XVI y XVII. El arquitecto Frigyes Schulek creó la hermosa iglesia neogótica actual, restaurando el edificio a finales del siglo XVII, tomando como base los planes medievales originales.

Los impresionantes diseños de diamantes en el tejado y las gárgolas de la fachada son obra de Schulek. El interior está decorado con motivos de colores hallados por el arquitecto en los muros de piedra originales. Las imágenes de cuervos encontradas en la iglesia hacen referencia al gran Rey Matías Corvino, cuyo escudo contenía un cuervo (corvus en latín). Varios elementos góticos originales siguen intactos, incluyendo el impresionante campanario del siglo XV. Otro elemento extraordinario es el doble sarcófago del siglo XII del Rey Béla III y su esposa Anne de Châtillon, uno de los tesoros más antiguos de la Colina del Castillo.

+ Leer más

Los jardines del Castillo de Budapest

Paseos por la antigua Buda

Una opción muy agradable es deambular entre las pintorescas calles del centro histórico de Buda. Las mansiones, elegantemente decoradas, fueron habitadas por los patricios del reino húngaro, y siguen usándose como residencias actualmente. En muchos de los patios de este tranquilo barrio podrá encontrar agradables cafeterías y restaurantes. Son los lugares perfectos donde disfrutar de un refrescante vaso de házi limonádé (limonada casera) o de un fröccs (spritzer)

El Castillo de Buda

El encantador Bastión de los Pescadores

El Bastión de los Pescadores parece el castillo de un cuento de hadas con su blanca fachada, puntiagudas torres, escaleras en espiral y orgullosas almenas. Y la vista sobre Pest y la Curva del Danubio es igual de encantadora, especialmente cuando las luces iluminan la ciudad. Frigyes Schulek diseñó el Bastión para darle más brío a la Iglesia de Matías, que él restauró a finales del siglo XIX. Las siete torres representan las 7 tribus magiares que se establecieron en Hungría en el año 886. Los 145 peldaños de la majestuosa escalera bajan hasta el barrio de Viziváros, donde tradicionalmente los pescadores se ubicaban y de donde el Bastión tomó su nombre.

El encantador bastión de los pescadores