KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El centro neurálgico del casco antiguo

Ejecuciones públicas, corridas de toros y duelos aristocráticos: la rectangular Plaza Mayor ha sido el escenario de casi todo tipo imaginable de rituales sangrientos. En la actualidad, es un lugar tranquilo, una plaza llena de tiendas y cafés al aire libre. Este es el centro neurálgico de la parte más antigua de la ciudad, el distrito del Madrid de los Austrias, construido en el siglo XVI por los Habsburgos.

Cruza los arcos que rodean la Plaza Mayor para volver atrás en el tiempo. Pequeñas tiendas venden estatuas de santos, sellos y recuerdos, con escaparates que han permanecido inalterados durante décadas. Los nombres de las tiendas se muestran en letras decorativamente pintadas sobre ventanas y carteles. En el centro de la plaza hay una estatua ecuestre de Felipe III, el rey Habsburgo que ordenó la construcción de la Plaza como la vemos hoy en día.

Plaza Mayor, el centro neurálgico de Madrid
Plaza Mayor, el centro neurálgico de Madrid

Madrid

La historia de la Plaza Mayor

Todo comenzó con un modesto mercado en el mismo lugar fuera de las murallas de la ciudad en la Edad Media. Fue llamada Plaza del Arrabal en esa época y, más adelante –fluyendo con el curso de la historia– Plaza de la Constitución, Plaza Real y Plaza de la República. Pero los lugareños siempre la han conocido como la Plaza Mayor. El rey Felipe el Hermoso de la casa de Habsburgo consideró que era un desastre y ordenó al arquitecto de la corte Juan de Herrera la renovación completa de la plaza adornando ricamente la Casa de la Panadería con frescos, como su bastión de resistencia. Después de una serie de incendios en la ciudad, la Plaza adquirió su forma actual: de planta rectangular con puertas en todos los lados, dos alegres parejas de torres una enfrente de otra y rodeada de edificios de cuatro plantas en tonos ocre. Los habitantes de Madrid también podían ver las ejecuciones públicas y las corridas de toros desde uno de los 237 balcones de hierro forjado con vistas a la plaza.

“Las ejecuciones públicas y las corridas de toros se podían ver desde uno de los 237 balcones”

Estatua de Felipe III en la plaza

Comer y beber en la Plaza Mayor

La Plaza Mayor es un monumento popular que atrae a miles de visitantes cada día. Muchos vienen a admirar la grandeza de la histórica plaza, pero también a tomar una taza de “café con leche” o un plato repleto de tapas en uno de los soleados cafés al aire libre. Ciertamente, los cafés son turísticos, pero los bares y restaurantes a pocos pasos de distancia todavía son muy auténticos. El Mesón de la Guitarra es ideal para saborear una copa de vino fría o una jarra de sangría, mientras que el Museo del Jamón sirve refrescantes cervezas y bocadillos de jamón ibérico y el Mesón del Champiñón ofrece una amplia variedad de irresistibles tapas.

Ni un minuto de aburrimiento en la Plaza Mayor

Créditos de fotos

  • Ni un minuto de aburrimiento en la Plaza Mayor: Joerg Hackemann, 123rf