KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La belleza de Villa Borghese

Villa Borghese, el parque más grande de Roma, es el lugar perfecto donde escapar del bullicio de la ciudad. Entre los senderos y los parterres encontrará esculturas, fuentes y templos. La mayoría de las personas visitan el parque por sus 3 museos: La Galleria Borghese, el Museo Nazionale Etrusco y la Galleria Nazionale d’Arte Moderna. ¡Por algo se le conoce como el parque de los museos!

Cuesta imaginarse que hubo una época en que en esta zona había un gran viñedo. En 1605 el Cardenal Scipione Borghese lo transformó en un parque. Su amplia colección de arte se albergó en la Villa Borghese, diseñada por él y del mismo nombre. La mansión quería reflejar una villa romana clásica, y el parque colindante se dividía en tres secciones: Un bosque, una zona artística y una zona salvaje y natural.

Galleria Borghese

Sin duda es uno de los museos más impresionantes de Roma. La imponente villa del siglo XVII alberga la amplia colección artística del Cardenal Scipione Borghese, e incluye obras de arte de grandes artistas como Caravaggio, Bernini y Botticelli. Es la perfecta introducción al arte renacentista y a los principios de la época barroca. El Cardenal prefería principalmente arte clásico y contemporáneo y esculturas antiguas.


Aunque la villa tiene 20 salas, es de un tamaño muy cómodo. En la planta baja encontrará principalmente esculturas, frescos, y suelos de mosaicos romanos, incluyendo el “David” de Bernini. La segunda planta de la Galleria Borghese, con obras renacentistas de maestros europeos, entre las que se encuentra la conocida obra La Deposizione di Cristo, de Sanzio Raphael. Debido a su gran popularidad, solamente se permite la entrada de un número concreto de visitantes al día, por lo que le recomendamos que compre sus entradas con antelación.

La impresionante fachada de Galleria Borghese
Jarrón etrusco

Jarrones etruscos y arte moderno

Los otros dos museos del parque también merecen una visita. Los amantes del arte contemporáneo se sentirán en el paraíso en la Galleria Nazionale d’Arte Moderna. Alberga principalmente obras de los siglos XIX y XX, especialmente de artistas italianos y artistas de la talla de Kandinsky, Mondrian y Pollock. El fabuloso Museo Nazionale Etrusco expone obras de la época prerromana, como una variedad de jarrones etruscos. Está ubicado en Villa Giulia, que data del año 1553 y que hubo una época en la que fue la residencia de verano del Papa Julio III.

Jardines secretos

Un rasgo típico de muchos parques y jardines italianos de los periodos renacentistas y barrocos son los giardini segreti, o los jardines secretos. Estos lugares ocultos, a menudo cerca de la casa del propietario, irradian romanticismo y serenidad. Los jardines eran secretos porque únicamente el propietario podía acceder y no el público en general. Villa Borghese tiene dos de estos jardines secretos: el Giardino dei Melangoli y el Giardino dei Fiori. Los jardines se encuentran junto a la villa, pero no siempre están abiertos para las visitas. Sin embargo, puede echar un vistazo a este paraíso a través de las verjas.

Los jardines de Galleria Borghese