KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Las brillantes mentes de Harvard Yard

Este es quizá el rincón más académico de todo Estados Unidos: el área de nueve hectáreas que conecta varias partes de la Universidad de Harvard de Boston. Harvard Yard comprende bibliotecas universitarias, residencias de estudiantes y aulas de lectura. Un paseo por el parque es una refrescante introducción a la grandeza de una de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos.

Harvard Yard se remonta a principios del siglo XIX. La gran zona ajardinada y vallada es el centro histórico y la parte más antigua del campus. Parte de Harvard Yard se llama ahora Old Yard. Aquí es donde se encuentran muchas de las residencias de estudiantes de primer año, así como el Massachusetts Hall, de 1720, el segundo edificio universitario más antiguo de Estados Unidos. El elegante edificio alberga la oficina del Presidente de la Universidad de Harvard.

Puertas de entrada con historia

Harvard Yard tiene 25 puertas de entrada de piedra y hierro forjado. Cada una de ellas rinde tributo a una clase de estudiantes de finales del siglo XIX. La tradición de dar a cada clase su propia puerta de entrada se forjó en 1889. El empresario Samuel Johnston, que se graduó en Harvard en 1855, recaudó dinero para una puerta que irradiase grandeza y estatus. Si lo convertimos al valor de la moneda de hoy en día, la "Puerta Johnston" costó un cuarto de millón de dólares. El diseño fue realizado por el arquitecto que abandonó Harvard, Charles McKim. Su estilo "neogeorgiano" se hizo enormemente popular y otras puertas y edificios universitarios del campus se construyeron posteriormente con este estilo.

El césped: un oasis para estudiantes y visitantes

Creado para todas las estaciones

El parque con sus edificios universitarios más importantes se puede visitar todo el año. En primavera y verano, el verde de la hierba y de los árboles contrasta hermosamente con los edificios de ladrillos rojos del campus. Sentados en coloridas sillas de plástico repartidas por todo el parque, los estudiantes hablan de sus clases y de la vida en general. En otoño, el parque se convierte en un mar de tonos rojos y marrones resplandecientes. Y en invierno la nieve crea un entorno romántico que parece sacado de una novela de Charles Dickens.

Un cuento de hadas invernal
La estatua de John Harvard

“Es una tradición estudiantil tocar los zapatos de John Harvard para tener buena suerte durante la época de exámenes”

La estatua de las tres mentiras

La estatua de John Harvard es uno de los lugares más populares del campus. Gran cantidad de turistas y estudiantes que acuden a un examen importante, frotan todos ellos la parte superior de su zapato izquierdo para tener buena suerte. Sin embargo, la escultura no es lo que parece y también recibe el nombre de la estatua de las tres mentiras.


La primera de estas mentiras es que el hombre no es John Harvard. Nadie sabe qué aspecto tenía realmente; otra persona posó para la estatua que fue creada en 1884. Y aunque en el pedestal están grabadas las palabras "Fundador de Harvard", John Harvard no fue el fundador de la famosa universidad. Fue uno de los primeros benefactores de la universidad y donó la mitad de su patrimonio así como su biblioteca, con más de 400 libros. La tercera mentira está oculta en el año escrito en el pedestal: 1638. Harvard no fue fundada en 1638 sino en 1636, lo que la convierte en la universidad más antigua de Estados Unidos.

El desgastado zapato izquierdo de John Harvard

Créditos de fotos

  • El césped: un oasis para estudiantes y visitantes: Jannis Tobias Werner, Shutterstock