KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Las grutas de Cheddar

Treinta kilómetros al suroeste de Bristol se encuentra la garganta de Cheddar, uno de los paisajes más populares de Somerset. Esta espectacular garganta es la más grande del país. Los acantilados circundantes se elevan hasta los 140 metros de altura. El interior es igual de impresionante, con numerosas grutas y cuevas talladas en los acantilados. Aquí se han encontrado restos prehistóricos de los primeros habitantes de Gran Bretaña.

La garganta y el sistema de cuevas se han formado a lo largo de los últimos 1,2 millones de años por el deshielo glaciar de varias edades de hielo. El río Yeo, excavado en la garganta, continúa fluyendo por allí, solo que ahora transcurre bajo tierra. Ha creado grutas de piedra caliza; las dos más grandes -las cuevas de Gough y Cox- están abiertas al público. En la cueva de Gough se ha encontrado un esqueleto completo de 9.000 años de antigüedad de un cavernícola primigenio, conocido como el hombre de Cheddar.

Un paisaje de cuento de hadas

Los acantilados y las laderas de la garganta de Cheddar forman un mosaico de hábitats, cubierto de esbeltos galios, talictros y un tipo raro de clavel llamado Cheddar rosa. Tan fascinante y hermosa por arriba como oscura y misteriosa por abajo. Grandes colonias de murciélagos habitan en las cuevas y grutas entre los huesos roídos de cavernícolas caníbales.

Es el tipo de paisaje que hace que la imaginación se dispare automáticamente. Se dice que esto es lo que le ocurrió a J.R.R. Tolkien, que pasó su luna de miel aquí en 1916. La trilogía de “El señor de los anillos” se filmó en Nueva Zelanda pero el escritor encontró su inspiración en Somerset. Concretamente, la descripción del Abismo de Helm en “Las dos Torres” es sorprendentemente similar a la garganta de Cheddar. En la actualidad, existe una aventura subterránea llamada “The Crystal Quest”, inspirada en el mundo de fantasía de Tolkien, que conduce a los visitantes por la gruta de Cox. El resto de la cueva, llena de lagos y esculturas de piedra caliza, está iluminado como si fuese un cuento de hadas, con cantos misteriosos que emanan de altavoces ocultos.

Cueva de Cox

El hombre de Cheddar

El hombre de Cheddar, cuyo esqueleto de 9.000 años de antigüedad fue encontrado en la cueva de Gough, no fue el primer habitante de la cueva. Se han hallado otros restos que datan de hace 12.000 años. Sin embargo, es el que más evoca a la imaginación, ya que su esqueleto es el esqueleto completo más antiguo encontrado en Gran Bretaña. El enlace a este primer “Británico completo” no solo tiene un componente emocional. Cuando se comparó su ADN con el de los colegiales de Cheddar a finales de los 90, resultó que era un antepasado lejano de dos de ellos. El agujero en su cráneo y los signos de canibalismo hallados en la cueva hacen temer lo peor en cuanto a su muerte.

El hombre de Cheddar

Créditos de fotos

  • Cueva de Cox: Loganatahan Parthipan, Flickr
  • El hombre de Cheddar: Percy, Flickr