KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La colorida Casa Hundertwasser

Con las coloridas paredes, las líneas irregulares y una cascada de plantas, la Casa Hundertwasser nos sorprende con su estructura. Diseñado en 1983 por el artista Friedensreich Hundertwasser, el edificio es una de las obras maestras arquitectónicas de Austria y una de las más fotografiadas. Aunque generó bastante polémica tras su construcción en 1985.

Friedensreich Hundertwasser (1928-2000) pensaba que la arquitectura debía combinar armónicamente con las personas y la naturaleza. No se trata de líneas rectas antinaturales, sino de formas impredecibles y de colores vivos. Cuando el alcalde de Viena le encargó el diseño de un complejo residencial, incorporó esta misma filosofía. Ante todo como artista, Hundertwasser recurrió al arquitecto Josef Krawina para que le ayudara. No obstante, como Krawina se centraba demasiado en planos metódicos muy rectilíneos, Hundertwasser recurrió, en su lugar, al arquitecto Peter Pelikan.

Árboles que crecen al otro lado de la ventana

La Casa Hundertwasser se construyó en 2 años. El edificio cuenta con 52 pisos, 19 patios y 250 árboles y arbustos que crecen en el tejado; algunos incluso surgen de las ventanas de algunas habitaciones. La vegetación le da un toque de vivacidad al edificio. Según otro de los magníficos principios del arquitecto de la Casa Hundertwasser,cada árbol y arbusto que fuera destruido durante la construcción del edificio, tendría que volverse a plantar en el tejado y, por lo tanto, en el propio edificio. Cada piso es exclusivo: se combinan muros ondulados, suelos desnivelados y fachadas de luminoso colorido. Los residentes de tan famosos pisos pueden decorar a su gusto los poyetes. Esa era otra de las características principales de Hundertwasser, un gran defensor de la influencia personal de la gente en la arquitectura. En la actualidad, se reconoce este edificio por su especial diseño; sin embargo, generó bastante polémica tras la primera construcción. Algunas de las críticas hasta clasificaron de kitsch este edificio.

+ Leer más

Vegetación en la azotea
La planta de incineración de residuos en Spittelau

El versátil Hundertwasser

Friedensreich Hundertwasser nació el 15 de diciembre de 1928 en Viena. Tras la Segunda Guerra Mundial, estudió durante 3 meses en la Academia de las Artes de Viena, donde se inspiró en Egon Schiele y Gustav Klimt. En los años 50 y 60, Hundertwasser tenía fama de ser un artista versátil y un teórico de la arquitectura. Luchó contra el racionalismo en la arquitectura y propuso un enfoque más humano. Además de la Casa Hundertwasser en Viena, también diseñó la planta de incineración de residuos en el distrito de Spittelau.

La colorida fachada de la Casa Hundertwasser

El museo Hundertwasser

Aunque solo se pueda disfrutar de la Casa Hundertwasser por fuera, a sólo unos cien metros de aquí, el Kunst Haus Wien alberga una exposición permanente de este edificio. El Kunst Haus también fue diseñado por Hundertwasser, por lo que apenas encontrará líneas rectas aquí. La fachada se parece mucho a la de la Casa Hundertwasser; sin embargo, ésta es menos colorida, con muchos contrastes en blanco y negro. 2 de las 4 plantas del museo están dedicadas a la Casa Hundertwasser. Las otras 2 plantas albergan exposiciones temporales de otros artistas.

Créditos de fotos

  • Vegetación en la azotea: Adisa, Shutterstock
  • La colorida fachada de la Casa Hundertwasser: Shchipkova Elena, Shutterstock