KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La East Side Gallery: arte en el Muro

“Lots of small people in lots of small places doing lots of small things can change the face of the world” (“Muchas pequeñas personas en muchos pequeños lugares que hacen pequeñas cosas pueden cambiar la faz del mundo.” Esta frase está escrita en el Muro de Berlín, y refleja a la perfección lo que sucedió. Los encargados de la caída del Muro, en 1989, no fueron los gobernantes del mundo sino gente normal de Berlín. Se ha mantenido aproximadamente 1 km del muro que ahora, con sus coloridas pinturas, forman la East Side Gallery.

Berlín y el Muro están íntimamente unidos. Este símbolo tangible de la Guerra Fría se derribó con gran entusiasmo tras la caída del Muro y vendido después pieza por pieza por las desamparadas autoridades de la RDA (República Democrática Alemana). Una parte del Muro se mantiene intacta, como la que se extiende por el Spree en Mühlenstraße donde 1.316 metros de escalofriante hormigón armado se convirtió en 1990 en la mayor galería de arte al aire libre del mundo, donde 116 artistas de 21 países exponían sus obras.

El renacimiento del Muro

La East Side Gallery es la parte más famosa y más larga que se conserva del Muro que separaba Berlín Occidental de Berlín Oriental. Esta galería al aire libre, que atrae a más de un millón de turistas al año, se encontraba en pésimas condiciones hace unos años. Muchas de las obras se habían desgastado por las condiciones meteorológicas o destruidas por vándalos y turistas que plasmaban frases en el Muro.
Para las celebraciones del XX aniversario del “Mauerfall” (caída del Muro) en 2009, esta galería se sometió a una restauración de 2 millones de euros. Se cubrieron los agujeros, la pintura se vaporizó y las obras de arte se restauraron. De los más de 100 artistas, 8 se negaron a autoplagiarse y volver a hacer su trabajo, pero, aparte de estas pocas obras, la galería parecía intacta.
En 2013, la galería sufrió otro revés cuando un desarrollador de proyectos derribó 3 obras de arte en 23 metros del Muro para dejar sitio para un hotel de lujo, a pesar de las intensas protestas lideradas por David Hasselhoff, actor y cantante muy famoso en Alemania principalmente por su papel en "El coche fantástico" y "Los vigilantes de la playa". Desde la caída, el Muro sigue siendo objeto de polémica entre los berlineses. El debate en torno a la destrucción de las partes que se conservan del Muro surge de forma periódica.

“A pesar de las protestas de David Hasselhoff, se destruyeron 23 metros del Muro para dar paso a un hotel de lujo”

El beso entre Brezhnev y Honecker

La East Side Gallery sigue en pie y las obras de arte más famosas aún se conservan “Mein Gott, hilf mir, diese tödliche Liebe zu überleben” de Dmitri Vrubel es un famoso grafiti que representa el “beso fraternal” entre el líder soviético Leonid Brezhnev y el líder de la RDA Erich Honecker. Y en “Test the Rest”, de Birgit Kinder, el Trabant de Alemania del Este revienta el Muro hacia el Este. Justo al lado de la parte derribada se encuentran las coloridas cabezas de Thierry Noir, un lugar emblemático donde los turistas se hacen fotos, así como los psicodélicas pinturas de Gamil Gimajew. Muchas de las obras conllevan un mensaje político o hacen referencia a los horrores de la Guerra Fría, como ‘Der Mauerspringer’ de Gabriel Heimler. Los alemanes del este intentaban cruzar el Muro de todas las formas posibles, normalmente sin éxito. En la mayoría de los casos, sus intentos les llevaban a la muerte en lugar de a la codiciada libertad.

El muro del arte atrae a millones de turistas al año

Créditos de fotos

  • El muro del arte atrae a millones de turistas al año: Carol anne, Shutterstock