KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El corazón de 800 años de antigüedad de Irlanda

Durante más de ocho siglos, el castillo de Dublín ha sido el centro histórico de la capital irlandesa. En la actualidad, el castillo se utiliza como lugar de celebración de eventos de estado importantes, como la investidura de los distintos presidentes de Irlanda. En el pasado, el edificio tuvo muchas funciones, incluida la de cárcel, ministerio de hacienda y tribunal de justicia. Durante siete siglos, el castillo fue también la sede del gobierno inglés.

Los visitantes del castillo pueden elegir entre diferentes visitas. Las visitas especializadas se centran en áreas específicas como las colecciones de arte moderno o clásico. Una de las visitas se centra en su totalidad en las joyas de la Corona irlandesa, que fueron robadas de allí en 1907 y nunca han sido encontradas. El complejo de 44.000 metros cuadrados se encuentra en un histórico emplazamiento estratégico en la orilla sur del río Liffey.

Un revoltijo arquitectónico

La historia irlandesa se refleja en la mezcla de estilos arquitectónicos del castillo. Desde su fundación en 1204, el castillo ha pasado por varias profundas remodelaciones, y, en cada ocasión, una generación diferente dejó su impronta sobre el complejo. En 1922, el castillo fue entregado al Estado Libre Irlandés. En la actualidad, el complejo engloba edificios públicos, los apartamentos del Estado (los salones de ceremonias más importantes de Irlanda), museos, jardines, cafés y un centro de conferencias internacional. Los visitantes pueden visitar la mayoría de los terrenos del castillo y museos por su cuenta. La única excepción son los apartamentos del Estado: solo se puede acceder a ellos en una visita especial y con guía.

“Un informe de investigación de Scotland Yard desapareció igual de misteriosamente que las joyas de la Corona”

El escándalo de las joyas de la Corona

En 1907, las joyas de la Corona irlandesas fueron robadas del castillo. Las circunstancias fueron muy sospechosas: ninguna puerta ni candado estaban forzados de manera que tuvo que ser alguien de dentro. Sin embargo el culpable nunca fue encontrado y un informe de investigación de Scotland Yard desapareció de manera igual de misteriosa que las joyas. A lo largo del tiempo han surgido muchas teorías; la mayoría de ellas apuntan a un escándalo de alcohol y sexo encubierto. Las joyas nunca han sido recuperadas.