KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El cuento de La Sirenita

La Sirenita, que por amor quiso convertirse en humana, dándole su voz a la malvada bruja del mar. Todos conocen el cuento de La Sirenita. El literato danés Hans Christian Andersen escribió la historia en 1836. Como tributo, hay una escultura de La Sirenita en el muelle de Langelinie de Copenhague.

Se asienta sobre una piedra de granito en el viejo barrio del puerto de Nyhavn. La Sirenita se ha convertido, sin pretenderlo, en uno de los atractivos más famosos de Copenhague. Todos los días, decenas de visitantes se desplazan hasta aquí para hacerse una foto con la estatua. La escultura debe su existencia al cervecero danés Carl Jacobsen, fundador de la cervecería Carlsberg. En 1909, asistió a un ballet de La Sirenita, basado en la historia de Andersen. Jacobsen abandonó el teatro realmente impresionado con el cuento y pidió al escultor danés Edvard Eriksen que hiciese una estatua del personaje principal.

Hans Christian Andersen

Una trágica historia de amor

La Sirenita cuenta la triste historia de una joven sirena que salva a un príncipe de ahogarse en el mar durante una tormenta. Se enamora locamente de él y quiere convertirse en humana. Para encontrar a su príncipe, cambia su voz por un par de piernas. Tiene 3 días para recibir un beso de amor que la convertirá en humana. Si no la besan, se convertirá en espuma de mar. El príncipe se queda prendado de su aspecto pero no la reconoce: lo único que recuerda es que le salvó una chica con una voz mágica. Al final, se casa con otra. Con el corazón roto, La Sirenita se lanza desde un acantilado y se convierte en espuma de mar.

La estatua tiene mucha historia

Una sirena, dos modelos

Jacobsen quería que la bailarina danesa Ellen Price fuese la modelo para la escultura, pero no quiso posar desnuda. Finalmente, la esposa de Eriksen sirvió de modelo para el cuerpo de La Sirenita y Price prestó su cara para la cabeza de la escultura. La escultura, de 1,25 metros se inauguró en 1913, en sintonía con la tendencia de aquella época de decorar los parques y calles de la ciudad con esculturas de personajes clásicos e históricos.

Bicéfala y decapitada

Elimina una parte de la magia; pero, en realidad, la estatua del puerto es una copia. La original la guardan los herederos de Eriksen en un lugar secreto. Algo que, probablemente, es bueno. Con los años, la Sirenita ha sufrido daños en varias ocasiones e, incluso, ha sido decapitada: en 1964, artistas relacionados con el movimiento Situacionista le cortaron la cabeza. Volvieron a colocarla en su sitio, pero desapareció de nuevo en 1998. Como en una auténtica historia novela policíaca, la cabeza fue devuelta de forma anónima a una cadena de televisión local.

La Sirenita ha sido decapitada varias veces

Créditos de fotos

  • La estatua tiene mucha historia: Giovanni Gagliardi, 123rf