KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La base de la nación del arco iris

Democracia, igualdad, reconciliación, diversidad, responsabilidad, respeto y libertad: estas palabras adornan los impresionantes pilares del Museo del Apartheid de Johannesburgo. Son los 7 pilares sobre los que se basó la nueva constitución de la nación del arco iris. Con esta constitución se puso fin de forma oficial al apartheid en el año 1996. El museo le lleva, a través de imágenes, de viaje a través de este patético periodo de la historia de Sudáfrica.

En el ticket de entrada se lee “Blankes” (Blancos) o “Nie-Blankes” (No blancos), que determina la puerta por la que debe entrar, para que experimente lo que se siente cuando el color de su piel es tan importante. Las 22 exposiciones multimedia permanentes le cuentan la historia de la segregación racial (apartheid) en Sudáfrica. Auténticas fotografías le mostrarán la vida de una persona no blanca durante este régimen. También se proyecta un vídeo de la liberación de Nelson Mandela.

Imágenes impactantes

Después de que en 1995 el gobierno concediese una licencia de juego al Gold Reef City Casino, el consorcio que estaba al mando del casino prometió financiar un museo como retribución a la sociedad. Este museo se convirtió en el Museo del Apartheid, que se inauguró en 2001. No es solo un museo de hechos: el museo quiere que los visitantes experimenten en primera persona las terribles caras de la política racista del gobierno. Se asesinó al menos a 131 personas pertenecientes a la oposición política, simplemente porque era legal hacerlo. Las sogas que cuelgan del techo en una de las salas conmemoran a estas víctimas. Se trata de una visita escalofriante no apta para niños pequeños, pero fueron así.

Los oponentes al régimen podían esperar la muerte

Oda a Mandela

Nelson Mandela es sin duda la cabeza visible del movimiento contra el apartheid. Su papel clave se honra con orgullo en una exposición del Museo del Apartheid. A través de fotografías, citas, vídeos e historias, el visitante podrá entender cómo Mandela se convirtió en el preso más famoso del mundo tras ser encarcelado en Robben Island. Desde su celda dirigió las negociaciones gracias a las que Sudáfrica recuperaría la libertad, y tras 27 años de encarcelamiento, le harían un hombre libre. Naturalmente, también se presta mucha atención al periodo en que el primer presidente negro que gobernaba la nueva nación del arco iris.

Créditos de fotos

  • Los oponentes al régimen podían esperar la muerte: Tarouk, Flickr