KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La Puerta de la India

Este arco conmemorativo de 26 metros de altura, la Puerta de la India, es una de las atracciones más famosas y visitadas de Bombay. La excelente ubicación del monumento, en el puerto de la ciudad más grande de la India, es el punto de partida para varias excursiones por mar. La Puerta de la India está situada justo frente al famoso hotel de 5 estrellas Taj Mahal Palace.

La Puerta de la India fue construida para conmemorar la visita a Bombay del rey Jorge V y la reina María del Reino Unido en 1911. Sin embargo, el monumento no se acabó de construir hasta 1924. Resulta bastante irónico que no mucho tiempo después, el arco ceremonial se convirtiera en el símbolo del final del periodo colonial. En 1948, las últimas tropas británicas marcharon a través de este arco cuando abandonaban el país. La Puerta de la India cuenta con un diseño asombroso con reminiscencias de la arquitectura hindú e islámica.

Un espectáculo de color

Actualmente, la Puerta de la India es una de las atracciones más visitadas de la ciudad, adonde acuden tanto lugareños como forasteros. No llegan solo atraídos por la monumental estructura sino también por las actividades que se realizan en la plaza circundante. A veces parece un gran circo callejero. Una colorida estampa de vendedores ofrecen sus productos: desde nueces, té, fruta o postales a globos gigantes o fotografías instantáneas. En el muelle situado detrás del monumento, puede tomarse una barca para dar un paseo por el puerto de Bombay. Un poco más abajo salen los ferris hasta Elefanta, una isla cercana con preciosos templos excavados en la roca. La Puerta de la India también es el punto de partida perfecto para dar un paseo por el animado barrio de Colaba, lleno de tiendas, restaurantes y cafeterías, como el Leopold Café que abrió sus puertas en 1871.

“Una colorida estampa de vendedores ofrecen sus productos”

Uno de los animados lugares de encuentro de Colaba

El Taj Mahal Palace

Cerca de la Puerta de la India encontramos otro edificio histórico: el Taj Mahal Palace. En 1903, un rico industrial indio encargó la construcción de este hotel de 5 estrellas. La lista de huéspedes famosos es interminable e incluye los nombres del rey Jorge V, John Lennon y el presidente Obama. Este hotel, con su majestuosa fachada, es conocido por sus enormes dimensiones: tiene más de 550 habitaciones, 11 restaurantes y un café abierto las 24 horas. Si quiere escapar del ajetreo de la ciudad, relájese en el romántico Sea Lounge, un salón de té con vistas al mar.

El Taj Mahal Palace