KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El regalo del sultán

La Gran Mezquita del Sultán Qaboos fue un regalo del Sultán Qaboos a los habitantes de Omán. En honor a sus 30 años de reinado, a principios de los 90, el sultán pidió que la mezquita superara en tamaño a todas las mezquitas de Omán. Desde 2001, se puede ver este increíble edificio en la calle que lleva al centro de Mascate: durante el día, la mezquita deslumbra bajo un sol brillante; por la noche, tiene un espectacular iluminado.

En 1993, el Sultán Qaboos dio a conocer una competición con el objetivo de diseñar la mezquita. El ingenioso diseño del arquitecto Mohammed Saleh Makiya se proclamó ganador de esta competición y, con ello, comenzó la construcción de la Gran Mezquita del Sultan Qaboos en 1995. Tardaron 6 años hasta que pudieron inaugurar en 2001 esta gran mezquita, la más grande en todo Omán.

La cúpula majestuosamente decorada

El mágico interior

La Gran Mezquita del Sultán Qaboos hace gala de su grandeza. Se necesitaron unas 300.000 toneladas de arenisca india para su construcción. La inmensa sala de oración es realmente espectacular. La impresionante alfombra persa del suelo mide 70x60 metros, convirtiéndose así en la segunda alfombra más grande hecha a mano del mundo. Para alcanzar estos 1,7 millones de nudos, se necesitó la ayuda de hasta 600 mujeres durante 4 años. La alfombra se ha teñido principalmente de los tradicionales tintes ecológicos. Esta decoración se puede observar en el hermoso mármol y en el techo con mosaicos. Un inmenso candelabro de cristales de Swarovski cuelga de la majestuosa cúpula en la sala de oraciones. El coloso de 14 metros de alto se compone de 1.122 luces que proyectan una luz mágica en la cúpula por la noche.

Un exterior simbólico

La mezquita es igual de impresionante por fuera. El diseño es una mezcla entre la arquitectura moderna y los elementos tradicionales de estilo islámico. Este edificio se sitúa en una plataforma elevada, ya que, según la tradición omanesa, las mezquitas deben construirse siempre por encima del nivel de la calle. Hay un minarete en cada esquina que con el quinto minarete del centro del edificio simbolizan los 5 pilares del Islam.

El exterior de la mezquita
La luz hermosa del atardecer

Información práctica

La Gran Mezquita del Sultán Qaboos es la única mezquita en Omán que está abierta para los que no son musulmanes. Puede visitar la mezquita cada mañana, salvo los viernes. Por supuesto, debe vestirse de manera apropiada: las mujeres deben taparse tanto la cabeza como las rodillas y los hombros. No se permite la entrada a la inmensa sala de oración a los niños menores de 10 años.