KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La Edad de Oro de Milán

Las familias Visconti y Sforza gobernaron en Milán entre los siglos XIII y XVI. Bajo su reinado, la ciudad se llenó de hermosos murales, iglesias extraordinarias y otras bellezas arquitectónicas. Los Visconti, cuyo poder alcanzó su auge alrededor de 1395, encargaron la construcción de joyas arquitectónicas como el Duomo y San Marco.

Los Sforza llegaron al poder en 1447, cuando se extinguió la línea masculina de los Visconti. Ludovico il Moro (1452) fue clave para el desarrollo cultural de la ciudad. Tuvo bajo sus órdenes a Leonardo da Vinci durante 20 años, quien pintó obras maestras como La Última Cena bajo el reinado de Ludovico. Gracias a Il Moro, hoy es posible contemplar los famosos murales de Da Vinci en la Sala delle Asse del castillo Sforza. Si mira hacia el fresco del techo, podrá ver 18 sauces entrelazando sus ramas. Este fresco simboliza el matrimonio de Il Moro con su esposa; ambos procedían de familias poderosas.

Los arcos puntiagudos de Santa Maria delle Grazie

Amor renacentista

Ludovico il Moro también encargó un nuevo diseño de la iglesia Santa Maria delle Grazie. En 1492 le pidió al gran arquitecto Donato Bramante que rompiera el ábside de la iglesia y lo reconstruyese con un estilo renacentista. Ambos estilos son fácilmente reconocibles dentro de la iglesia: aunque la decoración original estaba compuesta por frescos, Bramante prefirió mantener la sobriedad de su parte.

Serpientes en la ciudad

Cuando Matteo Visconti conquistó la ciudad en 1295, incorporó el emblema de la serpiente a su escudo de armas. Se dio cuenta de que, además del poder militar, también necesitaría una leyenda familiar que avalara su legitimidad. Visconti les contó a los milaneses que uno de sus antepasados liberó la ciudad de un dragón gracias a la protección que le brindó una serpiente enroscada alrededor de su cuerpo. Aún se pueden ver las serpientes de los Visconti en muchos lugares. Un claro ejemplo se encuentra en Certosa di Pavia, al sur de Milán, donde Gian Galleazzo Visconti construyó un mausoleo para su familia y en la entrada incluyó este símbolo.

“Matteo Visconti el Grande convenció a los milaneses de que uno de sus antepasados liberó a la ciudad de un dragón”

El escudo de la familia Visconti

Alfa Milano

Los Visconti jamás hubiesen imaginado que su escudo de armas se pasearía algún día por las calles de todo el mundo; es decir, en el logo de la marca de automóviles Alfa Romeo. Esta empresa se fundó en Milán en 1910, bajo el nombre de Anonima Lombarda Fabbrica Automobili, abreviada como ALFA. Para su logo eligió el escudo de armas de los Visconti con la serpiente en un círculo junto con la cruz roja de la ciudad de Milán. En un principio, la marca de vehículos se llamó Alfa Milano. Sin embargo, cuando el napolitano Nicola Romeo asumió su dirección en 1915, le cambió el nombre por Alfa Romeo. Es probable que no simpatizara tanto con el origen milanés de la marca.

Créditos de fotos

  • El escudo de la familia Visconti: Vytautas Kielaitis, Shutterstock