KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El puente de oro de Florencia

Llevado por la corriente, reconstruido en piedra, asolado por una marea de tormenta e indultado por Hitler: el medieval Ponte Vecchio tiene una historia turbulenta. Durante la Edad Media, había tal escasez de espacio que se construyeron casas y tiendas en el puente que han sobrevivido a lo largo de los siglos. Y el pasadizo secreto de “Inferno” de Dan Brown realmente existe.

Hace alrededor de mil años, durante el Imperio Romano, se construyó un puente de madera en la parte más angosta del río Arno. Después de ser destruido por las inundaciones, el puente fue reconstruido dos veces, la última en piedra. En 1345 se construyó el actual Ponte Vecchio, lo cual lo convierte en el puente arqueado de piedra segmentado más antiguo del mundo.

El pasadizo secreto de los Médicis

Para los Médicis, la familia de banqueros que gobernó la ciudad-estado de Florencia durante tres siglos, el Ponte Vecchio era una importante conexión entre los palacios donde vivían y trabajaban, que estaban separados por el río Arno. El único problema eran las malas gentes que habitaban en el puente. Por ello, Cosme el Grande, encargó al arquitecto Giorgio Vasari que construyese un pasaje sobre el suelo de un kilómetro de longitud. El Corridoio Vasariano recorría el puente y pasaba a través de la galería Uffizi y de los jardines de Boboli. Para construirlo sobre el Ponte Vecchio, la última torre de defensa que quedaba en el sur debía ser demolida, pero la familia que vivía allí se negó y el pasaje fue construido finalmente a su alrededor.
Los Médicis podían entonces cruzar del Palazzo Vecchio al Palazzo Pitti por las alturas y bajo techo, pero el hedor de la carne podrida todavía se colaba por las pequeñas ventanas. Por lo tanto, se prohibió la actividad de carniceros y curtidores en el puente y las tiendas solo pudieron ser utilizadas por orfebres y joyeros desde entonces. Por cierto, cuenta la tradición que la palabra “bancarrota” procede del alquiler de estas tiendas: si un comerciante no pagaba, su banco (“banca”) se rompía (“rotto”).

“Los Médicis podían caminar de un palacio a otro a través del Corridoio Vasariano sin tener que mezclarse con la plebe”

El pasadizo secreto de los Médicis

Un puente demasiado lejano para Hitler

Hacia finales de la Segunda Guerra Mundial, los Nazis se retiraron a Italia. Todas las intersecciones importantes de Florencia fueron bloqueadas a excepción del Ponte Vecchio. Se dice que fue Adolf Hitler quien ordenó esto, tras haber admirado el puente durante una visita anterior a Florencia. Mussolini solicitó la ampliación de las ventanas del Corridoio Vasariano especialmente para su llegada, para que su buen amigo Hitler pudiese disfrutar de las hermosas vistas del río. Después de hacer volar todos los demás puentes a lo largo del Arno, ni siquiera Hitler quiso llegar tan lejos como para destruir este monumento de siglos de antigüedad.

El Ponte Vecchio iluminado por la noche

Créditos de fotos

  • El pasadizo secreto de los Médicis: Mathrong, Flickr