KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Los milagros góticos de Vilna

Para muchos, el centro histórico de Vilna es la principal atracción de Lituania. A pesar de invasiones, incendios y destrucciones parciales, el corazón de esta capital histórica ha conservado una fascinante mezcla de edificios góticos de los siglos XV y XVI. Los artistas, las boutiques y museos dan vida a los edificios junto al río Neris.

Con el paso de los siglos, el centro de Vilna se ha convertido en un lugar con una gran variedad de excepcionales edificios, aunque la ciudad haya sido objeto de incendios en tres ocasiones. Los lituanos consiguieron reconstruir rápidamente sus iglesias. Una parte importante de los atractivos barrocos datan del periodo posterior al último incendio. Aunque se destruyeron en las guerras contra Rusia y en la Segunda Guerra Mundial, muchos de los 41 edificios religiosos originales, una gran cantidad de las bellas estructuras pueden seguir siendo admiradas.

Admire la arquitectura gótica y barroca

La Katedros aikštė, o la Plaza de la Catedral, es el corazón de Vilna. Diferentes estilos arquitectónicos de siglos pasados se dan cita en la Catedral de Vilna y en la Iglesia de San Casimiro. Los soviéticos utilizaron la iglesia para exponer pinturas, pero desde 1989 vuelve a tener culto y se celebra misa diaria. Lo más destacable de la catedral es la capilla. Los frescos y esculturas alrededor del féretro de plata del santo reflejan la riqueza de la ciudad. La yesería de la capilla es una obra de arte, aunque no destaque en un primer momento.

Katedros aikštė

La república libre

Artistas, soñadores y borrachos han declarado Užupis, en el centro histórico de la ciudad, una mini república. Cruzando el puente de acceso donde, los recién casados deben colgar un candado, se encuentra un barrio donde rezuma el arte, la música, los cafés y los patios sobre el agua. La señal junto al río, representando una sonrisa y una Mona Lisa, indica que está entrando a la república. La “constitución” en 8 idiomas diferentes está clavada a un muro cerca de la plaza central y otorga el derecho a todo el mundo de ser único, independiente o de estar enamorado. Descubra sus muchas galerías de arte llenas de ámbar, art deco, prendas vintage y arte fotográfico. Con un poco de suerte, puede que su visita coincida con una de las fantásticas fiestas nacionales. En año nuevo (el 21 de marzo) los oriundos queman sus antiguos diarios. Y el día de la Constitución se celebra el 1 de abril (equivalente al día de los Santos Inocentes).

El puente a la libertad y al amor