KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El Gran Bazar: toda una ciudad bajo un mismo techo

Coloridas lámparas de aceite, especias aromáticas y paños para el hamam hechos a mano: Extendiéndose por más de 60 calles y con casi 5.000 tiendas, el Gran Bazar, el mercado cubierto más grande del mundo, ofrece una enorme selección de productos. En ningún otro lugar de Turquía podrá ver un reflejo tan maravilloso del típico crisol de culturas turcas, el espíritu emprendedor de los turcos y los hermosos productos que llevan siglos vendiéndose.

Estambul ha sido la capital de los 3 imperios más grandes de la historia: el Imperio romano, el Imperio bizantino y el Imperio otomano. En el apogeo del Imperio otomano, a principios del siglo XVII, el Gran Bazar cubierto era el lugar donde se reunían todas las mercancías del Mediterráneo. Para sumergirse realmente en la atmósfera mística de la vieja Estambul, piérdase por el laberinto de calles cubiertas.

Un mundo en sí mismo

El Gran Bazar ha sido un importante centro de comercio en Oriente Medio desde 1461. En medio del laberinto de callejones se encuentran dos “bedestens”, unos edificios comerciales en forma de cúpula, que fueron construidos en 1455 por orden del sultán Mehmed el Conquistador. El Cevahir Bedesten, de paredes altas, en el corazón del bazar, sigue siendo el lugar donde se venden las mercancías más valiosas, como las antigüedades. Durante el reinado del Sultán Suleiman el Grande en el siglo XVI, el Bazar creció enormemente. En 1894, después de que un terremoto destruyese parcialmente el mercado, el Bazar fue sometido a una importante restauración.

El complejo del mercado cubierto se extiende por una superficie de 31 hectáreas y abarca miles de tiendas, cafeterías y restaurantes, además de elementos arquitectónicos especiales. Hay 2 mezquitas antiguas y 4 fuentes cubiertas con hermosos mosaicos. El Bazar también cuenta con 2 hamams del siglo XIV. El Oruculer Hamam, al que solo pueden entrar hombres, es uno de los mejores y más limpios hamams de Estambul. El hamam recibe su nombre de la puerta Oruculer (la puerta de los tejedores) donde se encuentra la casa de baños.

Vista aérea del Grand Bazaar

Todo bajo el sol

En turco, el Gran Bazar se conoce también como Kapalıçarşı, que significa “bazar cubierto”. El mercado no solo estaba cubierto para poder funcionar en todas las condiciones climáticas, sino también para proteger las mercancías de los robos. Incluso en la actualidad, el Bazar se cierra completamente al final de cada día de mercado.

Una de las cosas que han cambiado con el tiempo es el uso de la luz. En el pasado, los comerciantes solo utilizaban luz natural; las lámparas de aceite y antorchas se prohibieron por el riesgo de incendios. La actividad comercial comenzaba a primeras horas de la mañana cuando los primeros rayos del sol se filtraban por las ventanas altas bajo los techos abovedados y se prolongaba hasta el atardecer. Los artesanos y comerciantes se agrupaban en torno a calles que llevaban el nombre de sus productos. Así es cómo emergieron calles con nombres como Fabricantes de cascos, Fabricantes de servilletas y Fabricantes de colchas. Incluso hoy en día, se venden muchos productos similares en una calle. Las puertas de acceso al Bazar también reciben el nombre de los productos. Por ejemplo, la puerta norte se llama Sahaflar Kapısı (vendedores de libros usados) y la puerta este se llama Kuyumcular Kapısı (joyeros).

“Hasta finales del siglo XIX era bastante común para una familia, después de un largo día de compras en el bazar, volver a casa con muebles, ropa de hogar, delicatessen, joyas de diseño, ropa nueva para toda la familia e incluso algunas armas para el dueño de la casa.”