KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

EL Hamam: cultura y ocio

La visita a un hamam, un baño turco tradicional, es obligatoria para todos aquellos que viajen a Estambul. Sumérjase literal y figuradamente en la cultura e historia turcas con un ritual de baño de siglos de antigüedad y con la hermosa decoración de los mosaicos. Después de un tratamiento con aceite de oliva, barros y unos paños húmedos de pelo de camello, saldrá con la piel suave y sedosa.

Cualquiera que no esté familiarizado con los rituales del hamam podrá visitar una casa de baños más dirigida a extranjeros. Los masajistas de estos hamams trabajan ajustándose más a los estándares occidentales. Una visita a estos hamams es más cara, pero la mayoría de los visitantes saldrán con la sensación de que merece la pena. Los hamams frecuentados por los lugareños tienden a ser menos moderados en sus tratamientos, especialmente en los masajes. Al igual que los hamams tradicionales, las casas de baños “Occidentales” suelen tener un área separada para hombres y mujeres. A menudo se encontrará con una agradable cafetería y tienda en las instalaciones.

El ritual del baño

Tomar un baño en un hamam es una parte importante de la cultura turca. El tratamiento del hamam purifica el cuerpo y el alma. Por lo tanto, los turcos visitan el hamam como preparación espiritual para visitar una mezquita. El cuerpo se limpia a través de la sudoración y las friegas. El agua lo lava todo, en un sentido espiritual también.

Una visita al hammam es un ritual y destaca de manera prominente en muchos momentos importantes en la vida. Las novias se bañan para prepararse para su ceremonia de boda y hay un ritual aparte para las mujeres que acaban de dar a luz. Los hombres y mujeres se bañan por separado; las casas de baños más grandes tienen áreas separadas para hombres y mujeres, las más pequeñas tienen horarios diferentes para hombres y mujeres.

Ritual de limpieza en el hamam

Enjabonado, friegas y masajes

Un hamam consta de 3 áreas separadas; conforme te vas adentrando, va subiendo la temperatura. Desde el “camekan”, el vestuario, caminas a través de la “soğukluk”, la sala caliente, hasta el corazón del hamam. Este es el “hararet”, una sala de vapor en forma de cúpula grande. Es aquí, en la parte más hermosa de la casa de baños, donde tienen lugar el ritual de baño y los masajes. El punto central del hararet es una gran losa de mármol calentada por un fuego que se encuentra debajo; aquí es donde se tumbará. Después de sudar un rato, le enjabonarán. Esto va seguido de un enjuague y unas friegas. Por último, será recompensado con un exquisito masaje. A veces el masaje puede ser tan intenso que los masajistas incluso se subirán a su espalda; puede parecer algo extremo pero después se sentirá muy suelto y relajado.

Finalice con un masaje
The Cağaloğlu Hamam

Los hamams más bellos

Los 2 hamams más visitados son el Cağaloğlu y el Çemberlitaş Hamam, ambos en el centro de la ciudad. El Cağaloğlu Hamam del siglo XVIII es la casa de baños más hermosa y más popular de Estambul y una de las favoritas entre las celebridades. Cultura y ocio bajo un mismo techo. El Çemberlitaş Hamam, igualmente hermoso, es incluso más antiguo; este hamam tiene más de 400 años. Además de los rituales de baño estándar, también podrá disfrutar de aromaterapia, reflexología y masajes indios del cuero cabelludo. Para terminar, deléitese en la cafetería de la azotea con vistas a la ciudad. Un lugar ideal para relajarse en esta bulliciosa ciudad.

Créditos de fotos

  • The Cağaloğlu Hamam: Jaime.silva, Flickr